Público
Público

El Tesoro coloca 4.009 millones en letras con menor rentabilidad que en julio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tesoro público español adjudicó hoy 4.009 millones de euros en letras a tres y seis meses y volvió a rebajar la rentabilidad de ambas denominaciones, tal y como viene ocurriendo en las emisiones de deuda desde que se hicieron públicos los test de estrés a la banca.

Los analistas consultados por EFE señalan que el resultado de la puja ha sido bueno, aunque tal y como anticipaba el departamento de análisis de Bankinter, la buena acogida de la subasta no ha paliado los descensos bursátiles de la jornada, en tanto que el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo aumentaba hasta 181 puntos básicos desde los 178 de la apertura de la sesión del mercado de deuda.

Según los datos facilitados por el Banco de España, que actúa de agente de la operación, hoy se han adjudicado 2.700 millones de euros en letras a tres años con un interés marginal del 0,648%, 0,5 puntos menos que en la anterior puja, frente a los 5.929 solicitados por las entidades.

Por lo que respecta a las letras a seis meses, se colocaron 1.309 millones de euros de los 5.140 solicitados, con un interés del 1,060%, también inferior -en 0,11 puntos- al previo.

El importe que el Estado esperaba adjudicar hoy se situaba entre 3.500 y 4.500 millones de euros, por lo que la demanda, que ha sido de 11.033 millones ha superado también en esta ocasión las expectativas.

Desde Renta 4, sus analistas valoraron no sólo el importe colocado, que superó los 4.000 millones de euros, sino también el menor coste que tiene que pagar el Gobierno por la citada emisión.

Este último aspecto, indicaron desde Renta 4, es "positivo" de cara a próximas emisiones, en tanto que pone de manifiesto que se va corrigiendo la elevada incertidumbre que versa sobre la situación económica de España.

Por último, indicaron que a medida que los países periféricos vaya cumpliendo sus objetivos de déficit, aumentará la confianza de los mercados y se moderará la rentabilidad de las emisiones.

Esta es la última puja que se celebra este mes, durante el que se han colocado 13.024 millones de euros en bonos y letras y la primera después de que ayer la agencia de medición de riesgos Moody's advirtiera de que la perspectiva de crecimiento de la economía española es "más débil" que la de otros países.

Tras la rebaja que la agencia de medición de riesgos Fitch aplicara a finales de mayo a la deuda española, España se encontró con dificultades crecientes para colocar sus emisiones, con lo que los intereses marginales se dispararon.

Este encarecimiento de la deuda, tanto de bonos, letras u otros productos, era el reflejo de la desconfianza de los mercados con España y provocó las dudas de los inversores ante la capacidad del Estado para hacer frente a los compromisos con sus acreedores.

El punto de inflexión se produjo en la segunda quincena de julio, a partir de la publicación de los test de resistencia a los que se sometieron las entidades financieras españolas.

A partir de entonces los mercados recuperaron la confianza en la deuda pública española y en su capacidad para salir de la crisis, y en todas las subastas celebradas desde entonces, tanto de bonos, letras y obligaciones, el interés decayó.