Público
Público

Times Square se paraliza durante dos horas

Una furgoneta Dogde blanca sospechosa ha provocado el cierre de la céntrica plaza neoyorquina y la evacuación de la sede del Nasdaq.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía de Nueva York ha cerrado durante la tarde del miércoles la parte baja de Times Square por la supuesta amenaza de una furgoneta sospechosa, según informó la cadena estadounidense CBS. Tras dos horas examinando el vehículo, en la que no se hallaron explosivos, la policía y los artificieros decidieron reabrir la céntrica plaza neoyorquina. 

Durante la alarma también se evacuaron varios edificios cercanos, incluida la sede del mercado tecnológico del Nasdaq, aunque finalmente sus trabajadores pudieron volver a sus oficinas sin mayores problemas. 

Los agentes decidieron cerrar las calles de Broadway con la 42 pasadas las 11.00 de la mañana, hora neoyorquina (las 17.00 horas en España). El vehículo sospechoso es una furgoneta marca Dodge de 1992 de color blanco con ventanas tintadas que había sido aparcada allí dos días antes. 

El equipo de emergencias de la policía de Nueva York y la brigada antiexplosivos se desplazaron a la zona donde se encontraba la furgoneta, cercana al lugar donde se celebra el tradicional acto de Año Nuevo, que aglutina a miles de personas cada año. 

Tras examinar el vehículo, los agentes han descubierto que la furgoneta tiene un letrero falso en la zona del parabrisas que no corresponde a ninguna entidad de Nueva York ni de New Jersey. 

En un primer momento, la policía dijo que el vehículo no sería movido del lugar 'hasta el examen de los miembros de la brigada antiexplosivos'. 

En declaraciones al rotativo norteamericano The New York Times, el abogado Paul Cicero, que trabaja en el número 7 de Times Square ha asegurado que la policía les pidió que se movieran hacia el lado oeste de la oficina. 'Sólo eso, movernos hacia el lado oeste', asegura. 'Me siento mucho mejor ahora que tengo información sobre lo que ocurre, aunque sigo queriendo salir de aquí', reconoce Cicero para el diario.