Público
Público

Toledo vive otro multitudinario Corpus con Cospedal como nueva presidenta de Castilla-La Mancha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas han asistido hoy en Toledo a la procesión del Corpus Christi, el primero con María Dolores de Cospedal como presidenta de Castilla-La Mancha y en el que el arzobispo primado, Braulio Rodríguez, ha hecho un llamamiento a combatir la pobreza, "más allá de las luchas ideológicas".

Así se ha expresado monseñor Rodríguez desde el Arco de la Sangre, frente a la Custodia de Arfe, a la que por segundo año consecutivo los cadetes de la Academia de Infantería de Toledo no han presentado armas, de acuerdo con el Reglamento de Honores Militares aprobado en mayo de 2010.

En cambio, sí se ha recuperado la tradición de que la banda de la Academia interprete el himno nacional, que el año pasado corrió a cargo de la banda municipal, lo que provocó cierto malestar y polémica.

Detrás de la Custodia de Arfe, protagonista del Corpus toledano y que simboliza a Cristo Sacramentado, han desfilado Cospedal y los presidentes de las Cortes regionales, Vicente Tirado, y del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJC-M), Vicente Rouco.

Por su parte, el ex presidente de la Junta José María Barreda no ha participado en el acto religioso por encontrarse en la toma de posesión de Nemesio de Lara como presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real.

En su alocución en la Plaza de Zocodover, el arzobispo de Toledo ha dicho que la Iglesia "no puede callar ante las formas de explotación actual a los pobres".

Y ha evocado los postulados de Juan Pablo II a favor de los más necesitados para afirmar que se identifica plenamente con que los pobres son la "opción preferencial" de la Iglesia, porque "éste es el mensaje eterno del evangelio".

Además, ha dicho que la acción de las organizaciones profesionales como Cáritas debe complementarse con la participación de toda la sociedad, que debe "saber estar al lado del que más lo necesita, porque el amor a Dios es lo primero en la intención y el amor al prójimo lo primero en la acción".

Por su parte, María Dolores de Cospedal, en su primer Corpus como presidenta de Castilla-La Mancha, ha asegurado que "la procesión es una oportunidad de rememorar y vivir profundamente, no sólo en el recuerdo, sino por la presencia física y espiritual la tradición del Corpus".

Y ha defendido que "el futuro se conquista recordando las tradiciones, haciendo gala de lo que somos, hemos sido y lo que queremos ser".

La jornada de exaltación eucarística que vive hoy Toledo se ha iniciado con el disparo, a las ocho de la mañana, de las bombas reales y a las diez de la mañana ha dado comienzo la misa pontifical, oficiada en rito mozárabe por el arzobispo primado.

Tras la celebración de la misa, la Custodia de Arfe, realizada por el orfebre Enrique de Arfe con el primer oro llegado de América, ha iniciado su recorrido por las principales calles del casco histórico de la ciudad, engalanadas para la ocasión con pendones, mantones, tapices, flores y reposteros e impregnadas por el aroma del tomillo y el romero desplegados por las aceras.

Desde el balcón de la Delegación del Gobierno han contemplado el desfile el presidente del Congreso de los Diputados y expresidente de Castilla-La Mancha, José Bono, y los embajadores de Irlanda y de Chipre en España, Justin Harman y Nearchos Palas, respectivamente.

Bono ha dicho que "hoy es un día muy importante en Toledo, en Castilla-La Mancha y en España, de esos jueves que relucen más que el sol".

Y a la nueva presidenta regional le ha deseado "que disfrute de una procesión, que es singular y que es muy llamativa".

Por su parte, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, ha anunciado su intención de que el día del Corpus, festivo en Castilla-La Mancha desde el año pasado al igual que en la Comunidad de Madrid, sea declarado fiesta de ámbito nacional en el futuro.