Público
Público

Tony Blair tiene una red de negocios y fundaciones, según Fiancial Times

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex primer ministro Tony Blair tiene una red compleja de negocios y fundaciones benéficas que complican la posibilidad de ser designado presidente de la Unión Europea.

Así lo señala el diario Financial Times, que ha investigado esa maraña de intereses y actividades, que hacen que el primer ministro esté continuamente de viaje por distintos continentes y pase muy poco tiempo en Europa.

Sólo en este año ha visitado más de veinte países, desde el este de Asia hasta el África central, y algunos de ellos más de una vez, según la investigación del periódico.

Entre sus interlocutores están políticos tan polémicos como el presidente Paul Kagame, de Ruanda, Nursultan Nazarbayev, de Afganistán, o el libio, coronel Gadhafi, según el diario.

El periódico señala su papel de enviado del Cuarteto (EEUU, UE, Rusia y la ONU) a Oriente Medio, el único de carácter público, y al que dedica una media de diez días al mes.

Sin embargo, señala el diario, "algunos de sus obligaciones diplomáticas han corrido en paralelo a sus intereses comerciales en la región".

Su principal prioridad al viajar por la península arábiga y Asia central ha sido recoger dinero para el desarrollo palestino, pero, cada vez que le ha parecido apropiado, señala el periódico, "ha aprovechado la oportunidad para interesar (a sus interlocutores) por sus organizaciones benéficas o presentar su empresa Tony Blair Associates" (TBA).

Los clientes de esta última, de carácter privado, pueden aprovechar la larga experiencia política de Blair y su red de contactos internacionales.

Hasta ahora, Tony Blair Associates ha firmado contratos de asesoramiento con el gobierno de Kuwait y con Mubadala, uno de los más activos fondos de inversión de Abu Dhabi.

Menos público, según el diario británico, es la labor de esa empresa en orden a la facilitación de contactos y acuerdos, por ejemplo, entre clientes corporativos y gobiernos.

Blair asesora, por otro lado, a algunos bancos como Zurich Financial o JP Morgan, por encargo del cual ha viajado a Trípoli y se ha entrevistado con los líderes de ese país.

Según Oliver Miles, vicepresidente del Libyan Business Council y ex embajador británico en Trípoli, Blair ha visitado varias veces Libia desde que dejó el cargo de primer ministro y ha mantenido contactos con el coronel Gadafi y su hijo, Saif al-Islam.

El diario afirma que Blair encabeza también varias organizaciones de tipo benéfico, que no están obligadas a revelar sus fuentes de financiación, por lo que es difícil saber si sus actividades se solapan con otras tareas que desarrolla el ex líder laborista en distintas partes del mundo.

Así, su llamada "Governance Initiative", que ayuda a los presidente de Sierra Leona y Ruanda a atraer inversiones extranjeras, financia su apoyo a esos países africanos a través de una empresa privada, Windrush Ventures No 3, propiedad también de Blair y que no publica directamente sus cuentas.

Windrush No 3 ha recibido una donación de 2,4 millones de dólares de la fundación de Bill y Melinda Gates, destinada a Sierra Leona, y otra de 1,5 millones de libras (casi 2,5 millones de dólares), para Ruanda, de otra fundación benéfica creada por el laborista Lord Sainsbury.

Según la investigación realizada por el Financial Times a través de otras cuentas, Windrush No 3 había facturado en abril un total de 6,4 millones de libras (algo más de 7 millones de euros) y sus beneficios alcanzaron 350.000 libras (385.000 euros).

Además de sus elevados honorarios en el circuito internacional de conferencias, Blair recibió de la editorial Random House un adelanto de más de 5 millones de euros por sus memorias, que está escribiendo con ayuda ajena.