Publicado: 24.09.2014 08:02 |Actualizado: 24.09.2014 08:02

Los trabajadores de Coca-Cola en Fuenlabrada a obligan rectificar a CCOO en las negociaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El proceso de cierres y despidos de Coca-Cola Iberian Partners (CCIP), declarado ilegal por la Audiencia Nacional el pasado junio, ha abierto un conflicto en el seno de Comisiones Obreras que ha obligado a la dirección confederal a desautorizar al secretario generalde la Federación Agroalimentaria (Feagra), Jesús Villar, en su negociación con el mediador designado por la empresa, el exministro de Trabajo con José maría Aznar, Manuel Pimentel.

Tras las críticas del comité de empresa de CCOO en la ahora cerrada fábrica de Fuenlabrada (Madrid) en relación con sus posturas durante las negociaciones, este martes el Consejo Confederal de CCOO ha acordado -sin estar el asunto en el orden del día- que se vuelva a las posiciones anteriores al comienzo de las conversaciones con el negociador: aplicar lo que estipulado por la sentencia de la Audiencia, que obligaba a readmitir a los trabajadores en su anterior puesto de trabajo y a abonar los salarios dejados de percibir durante el proceso. Una disposición recurrida ante el Supremo por la empresa, pero que para los trabajadores alienta la posibilidad de que CCIP tenga que reabrir su fábrica en la ciudad.

Durante el Consejo Confederal del sindicato, varias decenas de trabajadores de Coca-Cola se han concentrado a las puertas de la sede de CCOO para pedir a gritos la dimisión de Villar "por corrupto y por ladrón". Según explicaba a Público Juan Carlos Asenjo, representante de la sección sindical del CCOO en la planta, Villar había "excluido de las mesas de negociación" a los delegados madrileños, que se oponían a alcanzar acuerdos inferiores a lo estipulado por la sentencia.

En ese sentido, apuntaba Asenjo, Villar estaba acordando readmisiones de los trabajadores en otros centros de trabajo de la empresa, algo contrario a las reivindicaciones de los trabajadores y del propio secretario general, Ignacio Fernández Toxo, que ha hecho bandera de la labor sindical en este conflicto acudiendo a las movilizaciones y trabajando a nivel parlamentario para que el Gobierno mediara.

La dirección obligará a Villar a cambiar sus posturas y a negociar la aplicación de la sentenciaDurante la rueda de prensa sobre la hoja de ruta del sindicato para este 2015, el secretario de Organización y Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano ha reconocido que el asunto se ha tratado durante el Consejo Confederal, donde se han acordado mecanismos para "restablecer el consenso interno" durante las negociaciones y para "recomponer mecanismos de participación interna". Es decir, que la dirección obligará a Villar a cambiar sus posturas y a negociar la aplicación de la sentencia que anulaba los despidos, aunque han descartado la dimisión del secretario general de Feagra.

Según ha explicado a Público Enrique Lillo, abogado del sindicato que ha defendido la nulidad del proceso de cierres y despidos en Coca-Cola, la postura de Villar era totalmente contraria a lo establecido en el fallo del Tribunal, ya que recolocar en otros centros de trabajo a los despedidos era reconocer que CCIP (fusión de cinco empresas embotelladoras del refresco en España) era un grupo laboral en el que se pueden intercambiar empleados, algo que la sentencia nunca ha reconocido y una de las bazas por las que el sindicato ganó el juicio.

La postura de la Federación Agroalimentaria, hasta este mismo martes, era "marcar como prioridad el empleo y la actividad" en el "nuevo contexto de diálogo con CCIP", y acusaba a los delegados de Fuenlabrada-Casbega de "autoexcluirse de las negociaciones" y de "atentar contra decisiones orgánicas del sindicato y contra las personas que dirigen la federación". Ahora, la dirección del sindicato sigue respaldando al comité de Fuenlabrada y obliga a Villar a dar marcha atrás en sus negociaciones con Coca-Cola.