Publicado: 07.07.2009 17:50 |Actualizado: 07.07.2009 17:50

De los trajes de Camps a las anchoas de Revilla

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, acusa a Zapatero de cohecho pasivo por aceptar unas latas del presidente cántabro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si Camps dimite, que lo haga también Zapatero. Y, si fuese necesario, hasta ella misma. Así lo cree Rita Barberá, indignada por el escándalo que han generado los trajes del presidente de la Generalitat valenciana. Por ello, ha arremetido contra el jefe del Ejecutivo por incurrir en un delito de cohecho pasivo. ¿El motivo? Aceptar unas anchoas del responsable de la comunidad cántabra, Miguel Ángel Revilla.

La alcaldesa de Valencia pidió por ello a la Justicia que, de oficio e inmediatamente, abra diligencias por si José Luis Rodríguez Zapatero ha cometido un delito por recibir "como dádiva" en varias ocasiones unos boquerones en salmuera.

"Ningún funcionario puede recibir un regalo", dijo Barberá con el artículo 4.2.6 del Código Penal en la mano, el mismo en el que se basa la imputación a Francisco Camps en el caso Gürtel y que se refiere a "la autoridad o funcionario público que admitiere dádiva o regalo que le fueran ofrecidos en consideración a su función".

En este sentido, ha pedido que investigue si se puede incluir al presidente del Gobierno en ese supuesto. "Todo el mundo conoce que Revilla obsequia a Zapatero, por agasajo o complacencia", con algunas cajas de anchoas, "un producto buenísimo y caro", comentó Barberá.

"Haciendo un paralelismo con el caso del presidente Camps, también están incursos en este artículo algunos más. Yo también, probablemente por recibir un ramo de flores. Pero, desde luego, Zapatero por lo de las anchoas de Santoña".

Revilla, en cambio, no cree que regalar o aceptar anchoas "como presente institucional" sea un delito y ha dejado claro que, además, "no tiene nada que ver con vestirse por la cara". El presidente cántabro contestó así a la alcaldesa de Valencia, cuya comparación fue calificada por él de "absurda y ridícula", informa la Agencia Efe.

"Ha topado con un político que es la antítesis de la corrupción y el despilfarro", añadió Revilla, quien agradeció irónicamente la "propaganda" a Barberá. Ésta insistió en los ternos recibidos por su declarado amigo Francisco Camps. "No es lo mismo tres trajes que, siendo presidente de Andalucía, darle diez millones de euros a una empresa de la que es apoderada tu hija", dijo en referencia a la familia Chaves.

"Mal tienen que tener el tema cuando el argumento para defenderse provoca la hilaridad nacional", concluyó el presidente cántabro, que ha vuelto a poner de actualidad las deliciosas —y caras, según Barberá— anchoas de Santoña.