Público
Público

La transposición de la directiva comunitaria es una revolución en el sector de servicios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La transposición de la directiva comunitaria de servicios en el mercado interior a finales del año 2009 supone una revolución jurídica y va a ser demoledora para muchos sectores, coincidieron hoy técnicos y políticos en la jornada organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Joaquín Almunia, consideró la directiva "un instrumento poderosísimo" para atajar la baja productividad del sector público y de los servicios protegidos de la competencia exterior, a los que achacó la responsabilidad de que la tasa de inflación en España esté por encima de otros países de la zona euro.

Catedráticos en Derecho como Santiago Muñoz y Cándido Paz-Ares afirmaron que la directiva va a revolucionar el mundo jurídico y que va a ser demoledora.

Destacaron el gran impacto en el comercio interior y subrayaron que las licencias dejarán de estar en manos de las administraciones y pasarán a las libres fuerzas del mercado, aunque si habrá restricciones extraeconómicas como son las relativas a la seguridad, el medio ambiente o la salubridad, pero siempre motivadas y sujetas a la proporcionalidad y a la necesidad.

Los expertos destacaron la complejidad de la directiva, que afecta a todo el sector de los servicios, que supone casi el 70% del PIB y en el que trabajan el 66 por ciento de los trabajadores en España.

El director general de Política Económica del Ministerio de Economía y Hacienda, Juan Gradolph, insistió en que la directiva tendrá impacto en muchos sectores y a todos los niveles de la administración, y dijo que habrá una ley marco con los principios básicos.

Informó también de que hay ya cerca de 60 leyes que deben cambiar por la directiva a nivel estatal, mientras que el director de política comercial del Ministerio, Ignacio Cruz, señaló que hay identificadas otras 55 normas de comunidades autónomas afectadas también por la nueva legislación comunitaria.

Cruz subrayó que la directiva ha sido la norma más controvertida y polémica del derecho comunitario reciente y que su objetivo es convertir a Europa en una de las economías más competitivas del mundo en el año 2010.