Público
Público

Tres cooperantes extranjeros secuestrados en la frontera de Kenia y Somalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres cooperantes extranjeros fueron secuestrados este viernes en una localidad del norte de Kenia cercana a la frontera con Somalia, adonde fueron llevados luego por sus captores, indica hoy en su página web la red informativa somalí "Shabelle".

Un grupo armado desconocido irrumpió el viernes a la noche en la oficina de los cooperantes en Mandera, en el nordeste de Kenia y tras herir de un disparo en la cabeza a un guardia de seguridad, se alejó en dirección de la frontera con Somalia, situada a menos de un kilómetro del lugar del incidente, según "Shabelle", que cita testigos presenciales.

Según las fuentes, los secuestrados serían un pakistaní, un zimbabuense y un europeo, cuya nacionalidad no ha sido esclarecida.

No se ha informado para que agencia humanitaria trabajan los tres cooperantes, aunque "Shabelle" señala que la misma es una de las organizaciones de caridad basadas en Mandera que brindan asistencia alimentaria, especialmente a mujeres y niños desamparados, en la zona fronteriza keniano-somalí.

Dentro de la gran inseguridad que reina en Somalia, inmersa en un conflicto civil desde 1991, el secuestro de extranjeros, especialmente cooperantes humanitarios y periodistas por los que sus captores piden luego rescate, no es inusual.

Desde enero de 2008, un total de 23 trabajadores humanitarios fueron secuestrados en distintas partes del país y doce de ellos siguen cautivos, entre ellos dos sanitarios capturados el 22 de septiembre pasado, así como una periodista canadiense y un fotógrafo australiano.

El secuestro de los tres cooperantes en Mandera se produjo tres días después de que otro grupo armado desconocido secuestrara en Mogadiscio, la capital de Somalia, a dos franceses, a los que el ministerio galo de Asuntos Exteriores identificó como "funcionarios oficiales trabajando como consejeros de seguridad" para el gobierno somalí.

Los dos hombres fueron luego entregados a las milicias del grupo islámico integrista Al Shabab -vinculado por Estados Unidos a Al Qaeda- que los ha acusado de "espías" y, según algunas versiones, intenta juzgarlos y castigarlos de acuerdo a la "sharia" (ley islámica) por asistir a las autoridades somalíes.

Las autoridades francesas no han ofrecido, por razones de seguridad, ni la identidad de los dos hombres secuestrados, ni su misión exacta en Mogadiscio, más allá de indicar que estaban para dar asistencia al Gobierno somalí.