Público
Público

Tres muertos en el primer ataque suicida palestino en más de un año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos tres personas murieron y quince resultaron heridas en un atentado suicida registrado hoy en un centro comercial de Dimona, en el sur de Israel, que supone el primer ataque palestino de ese tipo en más de un año.

Según la policía israelí, los muertos son una mujer israelí, el suicida y otro presunto activista palestino que fue abatido por las fuerzas de seguridad antes de que procediera a su inmolación. Uno de los heridos permanecía primera hora de la tarde en estado crítico.

El estallido tuvo lugar sobre las diez y media de la mañana hora local (08.30 GMT) y en un primer momento fue atribuido por algunos consumidores del centro comercial a una explosión de gas.

"Escuche !boom! y pensé que era una explosión de gas, vi mucha sangre en la entrada del establecimiento", relató entre sollozos a la radio publica israelí una testigo que se identificó como Nathalie y dijo que compraba ropa cuando se produjo el atentado.

Las Brigadas de los Mártires de Al Aksa -brazo armado de Al Fatah, movimiento liderado por el presidente palestino, Mahmud Abás-, se atribuyó el ataque en una llamada telefónica a la agencia de noticias palestina Maan, de carácter independiente.

Una persona que dijo hablar en nombre de ese grupo aseguró que el atentado fue perpetrado por dos milicianos de Gaza, en "una operación denominada 'La promesa de quienes cumplen su palabra'".

Ese comunicante precisó que el ataque fue llevado a cabo en coordinación con las milicias del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), cuyo líder histórico, George Habash, murió hace una semana en Ammán.

Como Al Fatah, el FDLP y el FPLP forman parte de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dirigida por Abás, quien emitió un comunicado oficial en el que condenó el atentado.

El presidente palestino también condenó en la misma declaración el bombardeo israelí que -poco después del ataque de Dimona-, costó la vida a un miliciano y heridas a tres en el norte de Gaza.

Pese a su vinculo orgánico con las Brigadas de Al Aksa y las milicias del FDLP y el FPLP, Abás no ejerce control sobre los grupos armados de la OLP que operan en la franja, de donde procedían los terroristas, que presuntamente penetraron en Israel por el Sinaí.

Según fuentes de seguridad israelí, el autor del atentado y su compañero habrían cruzado a ese territorio durante los once días que la frontera entre el Sinaí y Gaza estuvo abierta después de que activistas de Hamás dinamitaran la valla de la línea divisoria.

Itzir Alsazi, responsable del servicio de ambulancias del desierto de Neguev -donde se encuentra Dimona-, afirmó a la prensa local que el atentado suicida no le había sorprendido.

"Estabamos en alerta, teníamos preparadas nuestras ambulancias" explicó Alsazi, quien recordó que las autoridades israelíes le habían advertido de la eventualidad de que milicianos palestinos penetraran desde el Sinaí tras la apertura de la frontera con Gaza.

Tanto Hamás como la Yihad Islámica, los dos grupos armados más activos en la franja, se felicitaron del ataque, aunque ratificaron que sus milicianos no habían perpetrado ni cooperado en el mismo.

El atentado de Dimona -localidad donde se encuentra el único reactor nuclear israelí-, es el primero palestino de carácter suicida tras el que en enero de 2007 tuvo como escenario Eilat, en el extremo sur de Israel, y en el que murieron tres personas.