Público
Público

Tres visiones para renovar la CEOE

Jesús Banegas, Santiago Herrero y Juan Rosell pugnan por recomponer el liderazgo de la patronal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Elecciones 21-D. Tres candidatos, tres fórmulas diferentes para emprender la renovación que todos dicen necesita  la CEOE. Tras el paso por la presidencia del polémico Gerardo Díaz Ferrán, hoy involucrado en multitud de procesos judiciales, tres de sus vicepresidentes aspiran a recomponer el liderazgo de la organización.

Dos de ellos (Santiago Herrero y Juan Rosell) pertenecen a patronales territoriales. El tercero, Jesús Banegas, pretende convertirse en el primer presidente de la CEOE que procede de una sectorial.

Elecciones

Banegas: Prefiere que haya pluralidad de candidatos. Él impulsó el proceso electoral como fórmula para dar salida a Gerardo Díaz Ferrán.

Herrero: Está dispuesto a pactar si él va de presidente. Cree que la presidencia debe ser para alguien de la casa.

Rosell: Quiere pactar candidatura única. De momento, no lo ha logrado.

Vinculaciones políticas

Banegas: No se le conocen. Considera que esa es una de sus fortalezas.

Herrero: Se le achaca demasiada cercanía a la Junta de Andalucía socialista. Dice no estar hipotecado y que su relación se debe a que en 28 años no ha habido otro color político.

Rosell: Apoyó públicamente el Estatut. Trata de quitarse esa imagen.

Gobierno de la CEOE

Banegas: Reduciría las 21 vicepresidencias pero la decisión se tomará de forma colegiada.

Herrero: Lo decidirá cuando sea presidente. No hace guiños al futuro.

Rosell: No se ha pronunciado pero, tras ser reelegido en Foment, ha incrementado el número de vicepresidencias de seis a doce.

5.000 patronales

Banegas: No cree que el número sea algo que deba decidirse desde la CEOE.

Herrero: Iniciará la reflexión sobre la necesidad de simplificar la estructural patronal en España si llega a presidente de CEOE, pero cree que es algo que debe hacerse de abajo arriba.

Rosell: No se ha pronunciado al respecto.

Reforma laboral

Banegas: No cree que sea útil. Facilita un tipo de despido a costa de judicializarlo.

Herrero: No lo gusta nada. Aumenta la temporalidad porque crea inseguridad jurídica.

Rosell: Fue el primero en pedir un despido de 20 días por año trabajado en su libro ‘¿Y después de la crisis, qué?’

Pensiones

Banegas: La reforma es ineludible, por el aumento de la esperanza de vida y porque España está endeudada y necesita transmitir confianza a los mercados financieros

Herrero: Pide ampliación del cómputo a toda la vida laboral y también la elevación de la edad de jubilación.

Rosell: A favor de la reforma.