Público
Público

Trichet comparte el modelo de reforma bancaria en España

Apuesta por la reestructuración de los bancos medianos para lograr sinergias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bruselas aún no lo tiene claro, pero Fráncfort sí. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, se alineó ayer con el modelo de reestructuración bancaria que el Banco de España ha diseñado para fusionar entidades de pequeño y medio tamaño. Sin embargo, el instrumento creado para ello, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), aún no ha recibido la bendición de la Comisión Europea.

En un almuerzo organizado por la Asociación de Mercados Financieros, Trichet defendió la importancia de 'embarcarse en una profunda reestructuración de las instituciones de medio tamaño' que tenga como objetivo la búsqueda de 'sinergias y las economías de escala'.

En opinión del presidente del BCE, aunque el esfuerzo a realizar es 'inmenso', España goza de la ventaja de 'haber experimentado varios procesos de este tipo, que han resultado ser exitosos modelos de negocio'. Aunque no puso ejemplos, Trichet seguramente se refería a las fusiones del Banco Bilbao con el Vizcaya y Argentaria, o la del Banco Santander con el Banco Central y el Hispanoamericano.

En cualquier caso, Trichet aseguró 'compartir' la cifra de fusiones que maneja su homólogo español, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que hace pocos días aseguró que espera que al menos 15 de las 45 cajas que existen se fusionen con otras.

Esta no fue la única opinión del gobernador español que Trichet defendió ayer, ya que también insistió en la necesidad de una reforma laboral y recordó que, en el corto plazo, las altas tasas de desempleo llevarán a un aumento de la morosidad. Con todo, defendió el modelo español de supervisión bancaria como uno de los mejores del mundo e hizo una referencia a la nueva regulación impulsada por el G-20 para el sector.

En cuanto a los tipos de interés, Trichet se limitó a insistir en el mensaje lanzado en la última reunión del BCE, donde se decidió dejar los tipos en el 1% por ser 'el nivel apropiado por el momento'. También dejó la puerta abierta a retirar en algún momento las medidas extraordinarias de liquidez, aunque de forma 'gradual y medida'. Además, expresó su preocupación por la formación de nuevas burbujas y su detección, pero recordó que no es competencia del organismo que preside.