Público
Público

Las tropas de Sri Lanka capturan el último gran bastión rebelde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército de Sri Lanka capturó el domingo la última ciudad que estaba bajo control de los rebeldes separatistas Tigres de Tamil, acercándose a su objetivo de poner fin a una de las campañas insurgentes más largas de Asia, anunció un comandante.

El puerto oriental de Mullaittivu era uno de los objetivos finales de una ofensiva militar que trata de terminar con 25 años de conflicto con los insurgentes del Ejército de Liberación del Tamil Eelam (LTTE, en sus siglas en inglés).

El Ejército no había puesto un pie en la ciudad desde fue capturada por los rebeldes en 1996.

"Después de una lucha de un mes hemos liberado totalmente la ciudad de Mullaittivu", dijo el teniente general Sarath Fonseka en un discurso emitido en la televisión estatal. "Podremos terminar pronto con esta guerra", añadió.

Fonseka afirmó que el área dominada por el LTTE es de menos de 300 kilómetros cuadrados, muy por debajo de los 15.000 kilómetros cuadrados que llegaron a controlar cuando se reanudaron las hostilidades en 2006.

La captura deja al grupo armado confinado a un trozo de la selva en el noroeste de la isla, con sus defensas y bases dispersas por un puñado de aldeas.

La división 59 lleva meses luchando en la costa oriental y avanzando hacia Mullaittivu, mientras que otras unidades militares han peleado para rodear al LTTE por el oeste y el norte del país.

"Hemos destruido defensas y trincheras orientales a gran escala. Tenemos completo control sobre Mullaittivu y hemos destruido a los terroristas", afirmó Fonseka.

El Ejército se ha adjudicado una serie de victorias desde comienzos de año, incluyendo la captura de la autoproclamada capital rebelde de Kilinochchi y la expulsión del LTTE de la península de Jaffna.

Las agencias humanitarias estiman que unos 230.000 civiles que huyen del conflicto están atrapados ahí. Grupos de derechos humanos y el Gobierno acusan a los Tigres de Tamil de utilizar a los civiles como escudo.

Al menos 100 civiles murieron en enfrentamientos armados esta semana, de acuerdo con un alto funcionario que trabaja en una zona controlada por los rebeldes.

El Ejército ha establecido un área segura de 32 kilómetros cuadrados dentro de la zona de conflicto, aunque señaló que el LTTE había trasladado hasta el lugar sus equipos de artillería y armas pesadas.