Público
Público

La UE descarta los euroavales por rechazo de Alemania

Los 27 llaman a los bancos a restablecer el crédito a familias y empresas, pero no pactan cómo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España, Italia y la Comisión Europea han perdido la batalla de los euroavales contra Alemania. Los 27 socios de la Unión Europea han descartado garantizar conjuntamente la emisión de deuda privada a medio plazo y mantener las garantías nacionales introducidas en 2008.    Los avales son vitales para la supervivencia de la banca porque muchas entidades sólo así pueden captar fondos. Los ministros de Economía discutirán hoy el asunto a pesar de que 'una mayoría de estados miembros han asegurado que prefieren esquemas de garantía configurados de manera nacional'.

España, Italia y la Comisión pretendían lograr un respaldo común de la UE a las garantías comunes de alrededor de 700.000 millones de euros, destinadas a aliviar la presión sobre los países en dificultades y exhibir músculo común a la hora de defender a las entidades bancarias europeas, fuertemente interconectadas. Sin embargo, Alemania lideraba la oposición junto con Reino Unido, Holanda o Suecia. El documento que estudia las opciones aún sobre la mesa ya no incluye la posibilidad de los avales comunes o mutualizados sino otras formas de coordinación que tampoco gustan a una mayoría de gobiernos.

El nuevo esquema 'debe estar en marcha a principios de 2012', según el documento, que llama a los países a exigir condiciones a cambio de la concesión de avales. 'Hay un claro y fuerte vínculo entre el acceso a financiación a plazo y el préstamo continuo a la economía real', por lo que si no se prorrogan las garantías, 'sería perjudicial para la economía' en un contexto de 'presión creciente'.

La vicepresidenta económica del Gobierno en funciones, Elena Salgado, reconoció ayer que 'es importante la rapidez en la extensión de los avales'. 'Estamos a finales de año y si lo mejor que podemos conseguir es un esquema como el del año pasado, pues tendremos que ajustarnos', lamentó. Salgado descartó poner en España condiciones a la banca, ya que 'es una cuestión de crecimiento y confianza, no de condicionalidad', dijo.