Público
Público

La UE, aún dividida sobre la tasa a las transacciones financieras

La tasa haría recaudar hasta 55.000 millones de euros al año, según los cálculos del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los países de la Unión Europea no consiguen ponerse de acuerdo y siguen divididos sobre la creación de una tasa a las transacciones financieras. Sólo algunos, como Bélgica y Austria, opinan que, por lo menos, debería introducirse en la eurozona.

El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, pidió hoy a sus homólogos de la UE que se avance en la implantación de una tasa a las transacciones financieras en el bloque, aunque no descartó impulsar su creación sólo en la eurozona.

'Tenemos que avanzar en la tasa a las transacciones financieras. Fue imposible alcanzar un acuerdo en el G20, pero si es posible en la UE eso sería un buen desarrollo', indicó a su llegada a la reunión de los ministros de Finanzas de los Veintisiete (Ecofin), donde se debate hoy la posibilidad de introducir esta medida.

La Comisión Europea presenta hoy a los ministros su propuesta para introducir en 2014 dicha tasa a nivel europeo. Sin embargo, algunos detractores como Reino Unido y Suecia se oponen todavía.

La tasa podría aplicarse sólo en los 17 países de la eurozona De hecho, el ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, señaló hoy que la tasa a las transacciones financieras 'es una manera muy ineficaz de fomentar el crecimiento europeo', dado que incrementaría el coste de refinanciación para los países endeudados. También aumentaría el coste para los contribuyentes al trasladarse la tasa a los préstamos entre los bancos, afirmó.

'Es una herramienta muy ineficaz', señaló el ministro sueco, en cuyo país se introdujo en los años 90 y que alega que el coste que conlleva la introducción de la medida fue más alto que los ingresos que recibió mediante este tipo de recaudación, según fuentes diplomáticas europeas.

La titular austríaca de Finanzas, Maria Fekter, rechazó el argumento sueco: 'no me vale el argumento de que (la tasa) frenaría el crecimiento y encarecería la refinanciación de los países' endeudados.

Por la reticencia de algunos países, la eurozona no descarta introducir la tasa solamente en los 17 países que comparten la moneda común.

Reynders dijo que, si no fuera posible introducir la tasa en toda la UE, 'entonces quizás la impulsaremos solamente en la eurozona' y 'con el mismo calendario' previsto para su implantación en 2014, agregó.

La tasa grava un 0,1% las transacciones con acciones y bonos y un 0,01% si son con derivados

También Fekter se mostró a favor de que la tasa 'se introduzca al menos en la eurozona', y sostuvo que una medida así 'enviaría una señal a los mercados' que también deben contribuir a la recuperación económica y no solo los contribuyentes, afirmó.

La Comisión Europea aprobó el pasado 28 de septiembre su propuesta para imponer una tasa a las transacciones financieras en la UE, que generará 55.000 millones de euros al año, según los cálculos del presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso.

En concreto, la Comisión propone tasar con un 0,1 % las transacciones con acciones y bonos y con un 0,01 % las operaciones con derivados.

Alemania, Francia, Austria y Bélgica son algunos de los países que apoyan la creación de esa tasa, frente a Reino Unido y Suecia.

España también está a favor de la tasa. En septiembre, la vicepresidenta económica de España, Elena Salgado, indicó en el Ecofin informal que se celebró en Breslavia (Polonia) que había un 'consenso' entre los grandes países de la zona euro, entre ellos España, para introducir el impuesto.

Fuentes diplomáticas explicaron que, pese a la férrea oposición de Reino Unido y Suecia, cada vez hay más países que se suman a aquellos que quieren introducir la tasa, algo 'impensable' cuando se comenzó a debatir esta posibilidad en el seno de la UE.