Público
Público

La UE insiste en que la secesión de Kosovo es un caso único y ahora cada país debe decidir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea logró hoy una posición común sobre la declaración de independencia de Kosovo, que insiste en que es un caso único que no sienta precedentes, y ahora será cada país miembro el que decida si reconoce la secesión de Serbia proclamada unilateralmente por su provincia de mayoría albanesa.

Alemania, Francia, Reino Unido e Italia anunciaron que reconocerán esta semana esa independencia, lo que podría llevarse a cabo "muy rápidamente" en hasta 17 de los 27 países de la Unión Europea (UE), según el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

La posición común acordada por el Consejo de Ministros de Exteriores de la UE retoma la mayor parte del proyecto de conclusiones que había presentado España, con algunas adiciones del texto propuesto por la Presidencia eslovena de turno de la Unión.

La decisión de hoy "es una respuesta común a una nueva realidad", afirmó Dimitrij Rupel, titular de Exteriores de Eslovenia, en una conferencia de prensa durante el Consejo de Ministros de la UE que estudió la reacción comunitaria a la declaración kosovar.

"Vemos el caso de Kosovo como algo especial, sui generis", indicó Rupel.

Mientras, el alto representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, destacó que el caso único de este territorio "es tan claro" que "quien no lo vea es porque no quiere".

El texto de consenso recuerda que son los países comunitarios, "de acuerdo a la práctica nacional y el derecho internacional", los que decidirán si reconocen la independencia de Kosovo y establecen relaciones con sus autoridades.

Los ministros de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia, los cuatro países más importantes de la Unión, anunciaron en Bruselas que sus gobiernos reconocerán a Kosovo como nuevo Estado en los próximos tres días.

El jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner, avanzó que "durante los próximos días" la "mayoría" de los países europeos reconocerán también al autoproclamado nuevo Estado, y Steinmeier avanzó una cifra: 17 de los 27 miembros de la Unión.

El titular italiano de Exteriores, Massimo D'Alema, recalcó que la decisión de su país será "en la forma particular" de reconocer a Kosovo como "un país independiente bajo supervisión internacional".

Por su parte, el ministro español, Miguel Ángel Moratinos, defendió que la posición final adoptada por la UE sobre Kosovo es "un triunfo del multilateralismo" y de la "unidad a veintisiete, no de cuatro o cinco", en referencia a los grandes países que defienden la independencia de ese territorio.

A juicio de Moratinos, "no es contradictorio" que España rechace la existencia del nuevo Estado de Kosovo y, al mismo tiempo, mantenga su participación en misiones de paz y seguridad allí.

El documento de la UE recuerda que la Asamblea kosovar aprobó ayer una declaración que proclama la independencia del territorio y "toma nota" de que esa resolución compromete a Kosovo con los principios de democracia, igualdad de todos sus ciudadanos y protección de las minorías.

Además, los ministros europeos insisten en el compromiso de la UE con la estabilidad de los Balcanes, a cuyos países mantienen la puerta abierta para su eventual ingreso en la Unión.