Público
Público

La UE no se fía y sigue con sus presiones a Grecia

Merkel exige "hechos" al Gobierno heleno para que demuestre que renuncia al referéndum. Sarkozy se congratula de la rectificación de Papandreu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La UE respira, pero no por ello deja de amenazar a Grecia. El órdago de Papandreu tras el anuncio de referéndum sobre el plan de rescate al país no había gustado nada en Europa. Lejos de que los líderes del viejo continente se hayan quedado conformes después de el primer ministro griego se haya echado para atrás y cancelado la consulta, las presiones continúan.

La cumbre del G-20, que se celebra en la ciudad de Cannes, sigue con más de un ojo puesto en el país heleno. El anfitrión, Nicolas Sarkozy, se ha congratulado de que el mensaje enviado ayer por Francia y Alemania sobre la consulta 'ha facilitado una toma de conciencia extremadamente importante' que, avisa, 'debe confirmarse'.

La canciller alemana, Angela Merkel, tampoco las tiene todas consigo y ha exigido al Gobierno griego que demuestre que efectivamente desconvocará el referéndum. 'Para nosotros lo que cuentan son los hechos', ha declarado tras un receso de la reunión.

Merkel urge a Atenas a dar un 'sí' ya al plan europeo 

La jefa del Gobierno alemán aseguró que no quiere inmiscuirse 'en la política interna griega', pero afirmó que deberá haber desde Atenas un 'sí' lo más pronto posible a los acuerdos alcanzados el pasado 27 de octubre porque si no será difícil 'recuperar la confianza perdida'. 'No está del todo claro cómo va a pasar', terminó de comentar la canciller.

Por su parte, los presidentes de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, y del Consejo, Herman van Rompuy, han exigido al Ejecutivo heleno que deben su cumplimiento del plan de rescate 'tiene que estar claro como el agua'. 'Dada la dramática situación política y social, la unidad nacional y política en Grecia es esencial para que haya esperanza de un futuro mejor para a los griegos', señalaron en un comunicado conjunto.

La UE quiere aplicar todas las medidas 'muy rápidamente' 

Los dos se mostraron convencidos de que 'la plena aplicación' del compromiso europeo alcanzado pasada semana, junto al apoyo recibido del G-20, 'nos permitirá salir de la actual tormenta', para lo cual mostraron su compromiso de aplicar todas las medidas 'muy rápidamente'. 'Europa es plenamente consciente de su responsabilidad en estos tiempos difíciles. Como el mayor mercado del mundo, tenemos un gran papel en la recuperación de la economía global', concluyeron.

Recordaron los cinco 'elementos clave' del compromiso europeo de la semana pasada: el 'cortafuegos contra el contagio' de la crisis griega, el rescate financiero de Grecia, la recapitalización del sector bancario europeo, el ajuste fiscal suplementario, las reformas estructurales para los países europeos que más lo necesitan y la nueva gobernanza de la zona euro.

En tanto, Sarkozy ha alabado el apoyo de la oposición griega al plan europeo de rescate. El mandatario galo ha repetido el mensaje que se ha enviado a Grecia estos últimos días: 'el euro es el corazón de Europa y Europa es el corazón de la política francesa', dijo Sarkozy, 'por lo que no podemos aceptar la explosión del euro, que significará la explosión de Europa'. 'Europa es la garantía de la paz en el continente', dijo el presidente francés.

Sarkozy afirma que el euro es 'una línea roja' que no se debe traspasar

Sarkozy afirmó que el euro es 'una línea roja' que no se debe traspasar y aunque señaló que los países de la UE 'se administran libremente, la UE y el euro es nuestro patrimonio'. 'Debemos hacer nuestro trabajo. La zona euro está decidida a hacer sus deberes y poner en marcha su política hasta el final', advirtió el presidente francés.

En referencia al papel de Francia y Alemania en la crisis con Grecia, Sarkozy dijo que era normal que dos países fundadores y dos potencias económicas se constituyan 'en la primera línea europea' de este debate. 'Es la crisis más importante en la UE desde su creación, por lo que necesita una solución clara y firme', dijo Sarkozy, quien reiteró su idea de que la 'la UE implica obligaciones y también solidaridad, pero a cambio de que sean respetadas reglas mínimas'.