Público
Público

Varios miles de marroquíes votan con normalidad en unas cincuenta ciudades españolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varios miles de ciudadanos marroquíes residentes en España votaron hoy en un ambiente de normalidad en el referéndum sobre la reforma constitucional planteada por el rey Mohamed VI en las urnas instaladas en más de medio centenar de ciudades de toda España, salvo en Ceuta y Melilla.

Un total de 556.751 marroquíes tienen derecho a participar en la consulta en las 87 mesas electorales instaladas en la práctica totalidad de las comunidades autónomas.

La votación en toda España seguirá mañana y el domingo, en horario de 8.00 a 19.00 horas.

Los que lo acudan este fin de semana lo harán sabiendo los resultados en Marruecos y en el territorio del Sahara Occidental administrado por este país, donde solo han votado hoy.

El Gobierno de Rabat permite que la consulta dure tres días en el extranjero con el fin de facilitar la participación de sus nacionales.

La jornada de votación en España transcurrió sin incidentes y sin que se registraran grandes aglomeraciones.

Se prevé que la participación aumente durante la jornada de mañana al ser día festivo para muchos marroquíes.

La Embajada de Marruecos ha contado con la colaboración de agentes de la Policía Nacional para mantener la seguridad en los aledaños de los centros donde se ha votado.

A petición de las autoridades marroquíes, el Ministerio del Interior español también ha facilitado parte del material empleado en la consulta, como urnas y mesas, han informado a Efe fuentes de este departamento.

Las urnas se han instalado en los nueve consulados marroquíes -Madrid, Barcelona, Algeciras (Cádiz), Almería, Bilbao, Las Palmas, Sevilla, Tarragona y Valencia- y en locales municipales, centros cívicos y colegios que los ayuntamientos de otras ciudades han cedido para celebrar la consulta.

También se han colocado mesas en los puertos de Almería y Algeciras, desde donde miles de marroquíes procedentes de distintos países europeos pasan en barco a su país.

En cada una de las mesas, se han dispuesto las papeletas del "sí" (blanca) y del "no" (azul).

En las salas, había una cabina para poder introducir la papeleta en el sobre color naranja de forma secreta.

Como 'testigos' de la votación, un retrato de Mohamed VI, la bandera nacional y un cartel con el lema "El Marruecos de mañana".

A cada uno de los electores, se les ha requerido su documento de identidad y se les ha hecho una marca con tinta en el dedo para evitar que puedan votar en alguna otra urna.

Por el consulado de Madrid, que siguió prestando su actividad cotidiana, pasaron durante la jornada hombres y mujeres de todas las edades sin formar grandes colas.

"He votado que sí, porque estamos contentos con la nueva Constitución. Las cosas van a mejorar", aseguró Amar Alamalmi, quien se mostró convencido de que en Marruecos las revueltas no acabarán con el rey.

Aglam, una mujer de mediana edad, también expresó su satisfacción con la reforma política promovida por Mohamed VI.

"Todas las cosas que he leído en internet me parecen interesantes. Hay mucha diferencia entre la antigua constitución y esta", añadió en declaraciones a Efe-TV.

Aglam destacó el papel que el colectivo femenino tiene en Marruecos: "Con nuestro rey, hemos tenido muchos derechos que antes nuestras madres y abuelas no han podido disfrutar".

En Ceuta y Melilla, ciudades españolas que Rabat considera ocupadas, los marroquíes que residen legalmente no pueden votar.

La aduana del Tarajal que separa Ceuta del territorio marroquí, por donde a diario pasan unas 20.000 personas y más de 2.500 vehículos, registró hoy un descenso notable en el tránsito desde primeras horas de la mañana, al coincidir también con el día de rezo, han apuntado a Efe fuentes policiales.

La Delegación del Gobierno no llevó a cabo ningún dispositivo especial de control en el paso fronterizo con motivo de la consulta.

La reforma de Mohamed VI, quien llegó al trono en 1999, pretende profundizar en la separación de poderes y en el carácter parlamentario del sistema político.

El nuevo texto prevé la creación del presidente del Gobierno, en vez del primer ministro, que saldrá siempre del partido más votado en las elecciones legislativas y podrá presidir el Consejo de Ministros, aunque solo por delegación del monarca.

El rey, que pasa de ser "sagrado" a considerarse "inviolable", refuerza su autoridad sobre las Fuerzas Armadas.

Otra de las novedades es que se abre la puerta para que los residentes extranjeros en Marruecos, entre ellos los españoles, puedan votar en las elecciones municipales en el reino alauí.

Esta medida es la antesala para la firma de un futuro convenio bilateral que permitirá de forma recíproca a los marroquíes inmigrantes ejercer su derecho a voto en España si viven de forma legal.