Público
Público

Varios muertos o heridos en un asalto y un ataque suicida de los talibanes afganos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varias personas murieron o resultaron heridas hoy en un asalto y un ataque suicida perpetrados por los talibanes afganos en la ciudad norteña de Kunduz y en Kabul, según informaron distintas fuentes oficiales.

En Kunduz, capital de la provincia homónima, un grupo formado por cuatro insurgentes asaltó un centro de formación del Ejército y se enfrentó a tiros a las fuerzas del orden.

El centro de formación está a apenas 200 metros del centro de la capital de la provincia, a la que ayer acudió en visita sorpresa la canciller alemana, Angela Merkel, para reunirse con las tropas alemanas desplegadas en la zona.

El vicegobernador de Kunduz, Ahmadulá Danish, dijo a Efe que uno de los agresores murió en un primer tiroteo y otro se hizo estallar, mientras que los dos restantes fueron abatidos tras un combate de una hora contra las fuerzas de seguridad.

Aunque el vicegobernador dijo que no se produjeron bajas, un doctor del hospital aseguró a Efe que el centro ha recibido quince heridos, y un oficial citado por la agencia afgana AIP indicó que al menos cuatro soldados han muerto y varios han resultado heridos.

El ataque suicida de Kabul se produjo poco después y causó la muerte de un civil, según el portavoz del Ministerio de Interior, Zemarai Bashary, aunque el jefe de la Policía kabulí, Ayub Salangi, mantuvo que no causó víctimas.

De acuerdo con esas fuentes oficiales, tres suicidas atacaron un autobús militar enfrente del acantonamiento estadounidense de Camp Phoenix, emplazado en la conflictiva carretera de Jalalabad, en el distrito 9 de Kabul.

Los talibanes han reivindicado ya la autoría tanto del asalto de Kunduz como de este atentado suicida, y dijeron haber causado la muerte de 12 soldados en el primer ataque y de 13 en el segundo.

Los asaltos y atentados son dos tácticas frecuentes empleadas por los insurgentes afganos en sus intentos por lograr la retirada de las tropas extranjeras presentes en Afganistán y la implantación de un régimen de corte fundamentalista.

Cada año mueren en el país varios miles de personas víctimas de la violencia.