Público
Público

El vehículo espacial Jules Verne finaliza con éxito su primera misión en la Estación Espacial Internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vehículo espacial europeo Jules Verne finalizó hoy "con éxito" su primera misión de aprovisionamiento de la Estación Espacial Internacional (ISS) al desintegrarse a su entrada en la atmósfera.

Jules Verne, que había sido objeto de una maniobra final para sacarla de su órbita y provocar su desaceleración, penetró en la atmósfera a 120 kilómetros de altitud a las 13.31 GMT por encima de una zona totalmente deshabitada en el Pacífico Sur y se deshizo a 75 kilómetros de altura, según explicó la Agencia Espacial Europeo (ESA).

Los fragmentos de esta nave de carga cayeron en el océano Pacífico doce minutos más tarde, precisó la ESA en un comunicado.

Este vehículo de carga había sido lanzado el pasado 9 de marzo por un cohete europeo Ariane-5 y llevaba seis toneladas de provisiones y material para la ISS, a la que ha estado amarrado durante cinco meses.

Las provisiones eran esencialmente víveres, trajes, piezas de recambio y otros elementos, a los que se sumaban los ergoles utilizados para elevar la órbita de la ISS.

La última parte de su misión antes de separarse de ésta, fue llevarse 2,5 toneladas de residuos que había en su interior.

"Esta misión constituye un nuevo avance excepcional en un año rico en acontecimientos para los programas de los vuelos habitados de la ESA", subrayó la directora de este tipo de misiones de la agencia, Simoneta di Pippo.

Junto al laboratorio Columbus, añadió Di Pippo, Jules Verne muestra "el saber hacer desarrollado por Europa en materia de construcción, de lanzamiento y de control de una infraestructura espacial".

"Europa ha dado un nuevo paso en el desarrollo de una capacidad que le permitirá poner en órbita carga y astronautas y volverlos a bajar a la Tierra, y que contribuirá a definir el futuro de los vuelos espaciales habitados, desde la ISS hasta las futuras actividades de exploración", argumentó.

La importancia del éxito de este vehículo espacial radica, entre otras cosas, en que a partir de 2010 la ISS no podrá contar con la nave espacial estadounidense.