Público
Público

Veltroni y Berlusconi siguen las negociaciones para dar forma a sus partidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del progresista Partido Demócrata, Walter Veltroni, y del conservador Pueblo de la Liberad, Silvio Bersluconi, siguieron hoy, con suerte diferente, las negociaciones para dar forma a sus partidos de cara a las elecciones que se celebrarán el 13 y 14 de abril.

Así, mientras Veltroni logró incluir en su proyecto a uno de los aliados del centroizquierda, Berlusconi perdió a uno de los suyos.

Veltroni, que hoy dimitió como alcalde de Roma para dedicarse de lleno a la campaña electoral, se reunió con el magistrado Antonio di Pietro, líder del partido Italia de los Valores (IDV) y conocido en el país por haber sido uno de los instructores del sumario "Manos Limpias" contra la corrupción política.

Tras una entrevista, llegaron a un acuerdo para que IDV se presente a las elecciones en alianza con el Partido Democrático (PD), manteniendo los símbolos de ambas formaciones, pero formando después un sólo grupo parlamentario.

Veltroni ha abierto así un poco la mano, tras haber declarado que su partido iría en solitario a las elecciones, pero ha salvado la esencia de su decisión, pues como grupo parlamentario único, el PD mantendrá siempre las mismas posiciones y no como hasta ahora cuando cada partido de la coalición expresaba sus ideas por libre.

Además, Di Pietro no ha descartado que en un futuro ambos partidos se fusionen definitivamente.

En cambio, en el frente centroderecha, hoy han fracasado las conversaciones entre Berlusconi y su antiguo aliado Pier Ferdinando Casini, líder de la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro (UDC), quien ha anunciado que se presentará solo a las elecciones.

La ruptura, confirmada a día de hoy, aunque todavía pueden volver las tornas, es una de las consecuencias del reto de Veltroni a todos los políticos italianos al decidir acudir en solitario a las urnas con su partido.

Esa decisión ha provocado rupturas, tanto a un lado como al otro del espectro político, lo que hará que por primera vez en décadas haya varios candidatos a la presidencia del Gobierno.

De momento, además de Veltroni, Berlusconi y Casini, también lo hará el presidente de la Cámara de los Diputados, Fausto Bertinotti, líder de "La Izquierda-El Arco Iris", formación de verdes, comunistas y socialdemócratas.

Y como gran novedad habrá una mujer, Daniela Santaché, que será la candidata por "La Destra", partido de derechas escindido de la conservadora Alianza Nacional, ahora fundida con Forza Italia de Berlusconi en el Pueblo de la Libertad, el nuevo proyecto del magnate de la televisión,

Entre los que aún se desconoce qué sucederá con ellos está el Partido Radical de Marco Panella y Emma Bonino, ya que de momento no están adscritos a ninguna coalición ni se han integrado con otro partido, pero tampoco han anunciado su candidatura en solitario a las elecciones.

Otros que van por libre son los democristianos de la Rosa Blanca, que dirige Bruno Tabacchi, desgajado hace unos días de la UDC, con la que podría reencontrarse.

Falta por ver también si la Unión de Demócratas para Europa (UDEUR), dirigida por Clemente Mastella, cuya salida de la coalición de Gobierno provocó la caída de Romano Prodi, se une a la formación de Berlusconi, se presenta en solitario o se une a la Rosa Blanca y la UDC formando un único partido democristiano.

Frente a tanta división, en lo único que se ha visto acuerdo entre derecha e izquierda ha sido en la decisión de celebrar el mismo día las elecciones generales y las locales.