Público
Público

El Vendrell, segundo municipio español en prohibir el burka

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ayuntamiento de El Vendrell se convirtió el viernes en el segundo municipio en España que prohíbe el uso del velo integral islámico en los edificios públicos, una medida que previsiblemente alimentará el debate sobre esta cuestión y que se suma a la moción presentada esta semana por el Partido Popular para abordar en el Senado la prohibición del burka y el nikab en espacios públicos.

La ordenanza de civismo y convivencia en la localidad tarraconense plantea "la restricción en los edificios o equipamientos municipales del uso del burka o nikab", así como otros elementos que tapen la cara de la persona, como el casco o el pasamontañas.

La decisión se tomó por unanimidad y en ausencia de los siete representantes del Partido Socialista de Cataluña, que no estaban de acuerdo con un acto que consideraban un "montaje" y que contó con el respaldo de Plataforma por Catalunya, un grupo considerado radical que, según diversos medios, ya había prohibido anteriormente la prenda islámica en 2007 cuando gobernaba en el municipio.

Además de los siete votos a favor de los concejales de CiU, que había presentado la iniciativa, y los cuatro de Plataforma por Catalunya, votaron a favor los dos representantes del Partido Popular y el de ERC.

"Está muy claro que algunas cuestiones relacionadas con la inmigración y la convivencia son hoy una preocupación que expresa una mayoría de nuestra sociedad y de nuestro municipio", explicó el concejal de Convivencia y Civismo, Jaume Domingo, en el pleno.

"La necesidad de identificarse, de ser identificado, en los equipamientos públicos responde a criterios objetivos de seguridad, pero también a costumbres culturales y a maneras de hacer y de mostrarse que dibujen el paisaje de la convivencia que queremos para El Vendrell", añadió.

El Vendrell sigue los pasos de Lleida, que a finales de mayo se convirtió en el primer municipio del país en prohibir el velo islámico en los edificios públicos, entre otras cosas para garantizar el respeto a la dignidad de la mujer desde los valores de la plena igualdad y la convivencia.

Este mismo argumento de defender la dignidad femenina fue usado por el PP esta semana cuando presentó en el Senado una moción que insta al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero a prohibir esta indumentaria en edificios públicos.

"La mayoría de los ciudadanos de nuestra sociedad consideran el uso de estas prendas como discriminatorio, lesivo y contrario a la dignidad de las mujeres y a la igualdad real y efectiva de mujeres y hombres", defendió la senadora del PP Alicia Sánchez-Camacho.

El uso de prendas que cubren el rostro ha generado un amplio debate en algunos países de Europa, siendo Bélgica y Francia naciones pioneras en legislar sobre el burka. El Gobierno belga prohibió en abril el uso de esta prenda en lugares públicos, y Francia tiene previsto seguir sus pasos con el argumento de que es una indumentaria denigrante para la mujer, incluso aunque algunos expertos han advertido de que este tipo de prohibición podría violar la libertad religiosa.

En España hay 1,4 millones de musulmanes, según la Comisión Islámica.