Público
Público

"Estoy viendo si puedo hacer cine decente"

Jonás Trueba, hijo de Fernando Trueba, inicia el rodaje de su primera película

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Preguntado por su profesión, Jonás Trueba podría responder a sus 27 años 'editor, guionista y cineasta' sin decir ninguna mentira. Pero, si alguien piensa con semejante presentación que es un hijo de papá repelente, su mirada y la humildad que transmite sabotea ese secreto deseo que tenemos la mayoría de que los apadrinados sean unos incompetentes. Jonás no lo parece. O al menos, no va de sabelotodo.

Hace un par de semanas empezó a rodar su primera película como director, Todas las canciones hablan de mí, pero éste no es su primer rodaje. 'Con mi padre y con mi tío he tenido la oportunidad de ir a un montón de grabaciones. Si no perteneces al equipo, ver cómo ruedan una película puede ser bastante aburrido, pero yo disfrutaba porque había visto todo el trabajo creativo previo. Es como si hubiera tenido un montón de vivencias percibidas desde niño en mi entorno y ahora las experimento yo, como director. Estoy en la gloria, no me gustaría dejar de rodar nunca' asegura a Público Jonás.

'No me gusta el victimismo, ser hijo de Trueba me ha ayudado'

Reconoce que ha tenido dificultades para sacar el proyecto adelante, pero ahora casi las ha olvidado, tan feliz como se siente rodando. 'No me gusta el victimismo. He de reconocer que ser hijo de Fernando Trueba me ha ayudado en muchos aspectos, pero hasta mi padre lo tiene difícil para sacar sus películas adelante. Hacer cine en España es complicado. Aunque, en realidad, me parece bien que gente como él, que ha hecho películas de éxito, tenga que seguir peleando por cada proyecto y demostrar que lo que quiere hacer es bueno', comenta el director novel .

En su caso, él también ha tenido que pelear, pero algo le han ayudado sus anteriores trabajos como guionista en las películas Más pena que Gloria (2000) y Vete de mí (2005), junto al director Víctor García León. También en El baile de la Victoria (2009), el último proyecto de su padre, que se presenta en la próxima edición del Festival de San Sebastián. Jonás afirma que no le ha escogido por ser el mejor guionista, sino para ahorrarse discusiones: 'Él sabía que yo tenía claro lo que él quería hacer. Ha sido el trabajo más fácil al que me he enfrentado'. Pero es que hace más de una década que escribe para el cine.

'Hasta mi padre lo tiene difícil para sacar sus filmes adelante'

'Empecé como guionista de manera casual, con 16 años. Iba a hacer de asesor para Víctor García en su primera película. Él también era muy joven y quería tratar la temática de la adolescencia. Pensó que yo, que la estaba viviendo entonces, podría ayudarle. Pero unas cosas llevaron a otras y acabamos escribiendo la película juntos. Aunque, sin duda, aprendí a ser guionista, fui más consciente y exigente con lo que estaba haciendo, con nuestro segundo guión, Vete de mí'. Trueba tenía entonces 24 años, el filme recibió buenas críticas y varios premios. 'Pero no te vayas a creer que soy un superdotado, yo ahora estoy viendo si soy capaz de hacer una película decente, de dirigirla. Parece que sea muy lanzado, pero nunca he sido muy bueno en nada', apunta el cineasta con mucha modestia y con algo de miedo a parecer prepotente por su impactante trayectoria.

Jonás prefiere escribir en pareja, 'así te hacen darte cuenta de que esa idea que te parecía tan genial en realidad no funciona', y para su primera película como director lo ha hecho junto Daniel Gascón, autor de la novela El fumador pasivo. 'Hemos creado una historia que se aleja de los prototipos del cine español sobre jóvenes: drogadictos peligrosos o graciosos descerebrados. Si hay una cosa de la que estoy orgulloso es de que hayamos logrado que ningún personaje sea entrañable, ingenuo o particularmente simpático. Todos tienen cierta doblez y, en ese sentido, me parece que son más humanos' explica Trueba.