Público
Público

Los vinos griegos buscan recuperar su estatus mítico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En los viñedos bañados por el sol de las afueras de Argostoli, donde el ficticio capitán Corelli enamoró aPelagia, los descendientes de un soldado italiano auténtico mantienen su propia historia de amor con los vinos griegos.

Muchos consumidores, cuando se imaginan el vino griego, piensan con escalofríos en la retsina: un vino blanco barato con sabor a resina depino servido a generaciones de turistas. Pero Grecia tiene una tradición de fabricación de vino más larga que la de sus vecinos europeos másfamosos.

Los vinos de Kefalonia, una isla frondosa en aguas del mar Jónico, fueron en alguna época apreciados en todo el Mediterráneo, antes deque los siglos de colonización, las guerras y la pobreza acabaran con ellos.

Ahora, los pequeños viñedos de Gentilini, dirigidos por un familiar lejano de un comandante veneciano del siglo XVI, son parte de una nuevageneración de viticultores que usan las variedades locales únicas de uva.

"Otras personas pueden hacer Chardonnay. Nosotros queremos coger las uvas griegas y exprimirlas un poco, intentar algo nuevo", dijo eldirector Petros Markantonatos, bronceado tras un largo día de cosecha.

Con sólo 10 hectáreas de viñedos, Gentillini promete hacer él mismo su vino.

El año pasado arrancó las últimas vides de Chardonnay y Sauvignon, y las reemplazó por las Robola, autóctonas de Kefalonia, para realizarvinos blancos tostados con tonos florales y cítricos. Los tintos, hechos sobre todo con las uvas locales Mavrodaphne y Agiorgitiko, sonconsistentes, con aromas de chocolate y especiados.

DEVOTOS DE DIONISIO

Los viticultores llegaron aquí alrededor del año 4.000 antes de Cristo procedentes de Oriente Próximo, y los antiguos marinos griegosexpandieron el culto a Dionisio, el dios del vino, por todo el Mediterráneo. Sin embargo, su fabricación decayó cuando Grecia se convirtió enuna provincia abandonada del imperio Otomano.

Mientras los viticultores aristocráticos de Francia e Italia competían por prestigio, los viñedos aquí seguían siendo pequeños y estaban enmanos de los campesinos durante más de un siglo de guerras tras su independencia en 1832.

Las cosas empezaron a mejorar en la década de los 60, cuando la prosperidad permitió invertir más en los vinos, y en los 80 se vio surgir auna nueva generación de pequeños productores.

Frente a Francia e Italia, los pesos pesados de Europa, la producción griega sigue siendo pequeña, con 3,5 millones de hectolitros el añopasado, que suponen menos de un 2 por ciento del total en Europa.

Esto contrasta también con el resurgir de otro productor europeo. Después de un año de ventas exitosas, la exportaciones de Españacrecieron un 12 por ciento en 2007, y parece que pronto derrocarán a Francia como el principal productor mundial, con más de 20 millones dehectolitros.

/Por Daniel Flynn/