Público
Público

Visto para sentencia el juicio contra el disidente político Liu Xiaobo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor Liu Xiaobo, uno de los disidentes políticos más famosos de China, fue enjuiciado hoy por haber reclamado hace un año el fin del sistema de partido único y el juicio quedó visto para sentencia, informó su abogado, Mo Shaoping.

"Estamos a la espera de que el juez pronuncie sentencia. No sabemos cuándo puede suceder", señaló a Efe el abogado, quien indicó que el juicio empezó a las 9 de la mañana y finalizó poco antes de las 12 del mediodía.

El Tribunal Popular Intermedio Número 1 de Pekín, situado en el barrio de Shijingshan, estaba hoy acordonado para impedir actos de apoyo al disidente por parte de otros firmantes del manifiesto político por el que se juzga a Liu, la "Carta 08".

La carta fue firmada el año pasado por el escritor, que el lunes cumplirá 54 años, y por unos 300 disidentes, y en ella se pedía la aplicación de derechos recogidos en la Constitución china, como el fin del partido único, el sufragio universal, la libertad de prensa y expresión o la mejora del medio ambiente.

De todos los entonces firmantes, en su mayoría intelectuales y artistas chinos, Liu fue el único detenido, el 8 de diciembre de 2008, un arresto que disparó las críticas en todo el mundo en el último año y ha dado más visibilidad al manifiesto, que hoy cuenta con más de 10.000 firmas de apoyo.

Los firmantes hicieron un llamamiento para acudir hoy a las puertas del juzgado, pero los más activos, como la propia esposa del encausado, Liu Xia, se encuentran bajo vigilancia domiciliaria y han sido amenazados para impedir que acudieran a la corte.

Liu Xiaobo es uno de los disidentes políticos chinos más destacados, desde que iniciara su activismo en la década de 1980 y liderara la huelga de hambre de los intelectuales durante las protestas de estudiantes en Tiananmen, que fueron atajadas por el Ejército el 4 de junio de 1989 con la muerte de cientos de manifestantes.

Entonces profesor de Literatura, Liu fue condenado a 20 meses de cárcel, y a otros tres años en un campo de reeducación a través del trabajo ("laogai") en la pasada década por persistir en su activismo, por lo que este será su tercer encarcelamiento, que podría durar entre 5 y 15 años.