Público
Público

Las vitaminas B no ayudarían a pacientes con accidente cerebral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Las vitaminas B son seguraspero no protegerían a quienes padecieron un accidentecerebrovascular (ACV) de sufrir un ataque cardíaco o un nuevoACV, demostró por primera vez un estudio.

El riesgo general de padecer uno de estos episodios fuesimilar tanto en los pacientes que tomaban las vitaminas comoen los que consumieron píldoras placebo: entre el 15 y el 17por ciento, respectivamente.

Hasta que haya estudios más amplios disponibles, el autorGraeme Hankey, de la University of Western Australia en Perth,sugirió que los pacientes con ACV traten de reducir su riesgo através de un estilo de vida más saludable.

Si es necesario, agregó, podrían ayudar medicamentos comola aspirina y los fármacos para disminuir el colesterol.

Los nuevos resultados, publicados en The Lancet Neurology,provienen de un estudio que muestra que las vitaminas B tampocoprotegen a las personas con antecedentes de ataque cardíaco.

Desde comienzos de la década de 1990, la esperanza era quelas vitaminas, específicamente el ácido fólico y las vitaminasB6 y B12, serían una forma económica y segura de proteger elcorazón.

Estudios habían demostrado que los niveles sanguíneos delaminoácido homocisteína eran mayores en las personas conenfermedad cardíaca.

Los investigadores creían que disminuyendo los niveles dehomocisteína con vitaminas B pondría a resguardo el corazón yreduciría el riesgo de ACV.

Para probarlo, Hankey y sus colegas siguieron a más de8.000 pacientes con ACV durante unos tres años y medio, enpromedio.

Los investigadores asignaron a los pacientes, al azar, elconsumo de placebo o vitaminas. Pero no encontraron diferenciasen los efectos secundarios de ambos grupos. En el grupoplacebo, 114 personas (un 3 por ciento) murieron de un ataqueal corazón, comparado con 118 (un 3 por ciento) de la cohorteque consumió vitaminas.

En el caso del ACV, los números fueron 388 (o el 10 porciento) y 360 (un 9 por ciento), respectivamente.

FUENTE: The Lancet Neurology, online 4 de agosto del 2010