Público
Público

"El vuelo más largo" para 300 peruanos y españoles aterriza en Lima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Llegaron a pensar que pasarían sus navidades varados en Madrid, sin embargo "el vuelo más largo" en la vida de más de 300 peruanos y españoles terminó hoy con la llegada a Lima del avión, que trasladó a los primeros afectados por el cierre de la aerolínea española Air Comet.

Aunque el vuelo de Iberia 6655 tenía prevista su llegada a las siete de la mañana de Perú, desde antes de las seis casi un centenar de familiares ya se agolpaba, acompañados de globos, carteles de bienvenida y flores, en el aeropuerto internacional "Jorge Chávez".

La incertidumbre por los días de espera y la expectativa que reinaba en la puerta de salida de la terminal aérea era tal que algunos rompieron a aplaudir cuando los letreros de información anunciaron, a las 07.16 hora local (12.16 GMT), la llegada del vuelo procedente de Madrid, como si hasta ese momento no se lo hubieran creído del todo.

"Yo decía: ya no viene, pero al final todo salió bien, que es lo importante", señaló a Efe Milagros Vitela mientras esperaba la llegada de su hermana, quien tras cinco años en España por fin regresa a su país a pasar las vacaciones y volver a ver a sus hijos.

Primero poco a poco y luego en un flujo constante, los pasajeros comenzaron a salir, dando inicio a numerosos y emotivos reencuentros.

Hubo padres que se abrazaban a sus hijos, se los subían en brazos y parecían no querer desprenderse de ellos, también mujeres que rompían el cordón de seguridad y corrían al encuentro de sus hermanos, e incluso algún adolescente que recibía a su novia con un gran globo adornado con las palabras "te quiero".

"Hemos estado tres días esperando el vuelo. En el aeropuerto ya éramos una familia, todos nos conocíamos", recuerda Rafael, natural de Sevilla, desde donde viajó junto a su familia para visitar a su hermana, que reside en Lima.

Para él, ha sido una "experiencia dura pero al final gratificante", aunque reconoce que no sabe aún como regresará a España, ya que para poder viajar tuvo que firmar un contrato en el que renuncia al billete de regreso que ya tenía comprado.

Lo mismo tuvo que hacer el barcelonés Jordi Guerrero, quien asegura que éste ha sido "el vuelo más largo" de su vida, mientras recuerda cómo tuvo que dormir durante dos días en el suelo del aeropuerto de Barajas.

"La crisis está así, hay empresas que revientan y nos hemos quedado ahí, a ver ahora cómo regreso", afirma Guerrero mientras trata de racionalizar la experiencia y con la mirada busca a su hijo, el motivo que le trae a la capital peruana.

En el vuelo también llegó a Lima la selección peruana de fútbol, que había viajado a Madrid para disputar un partido amistoso frente a Ecuador y a beneficio de un programa social en la selva peruana.

"Felizmente ya estamos acá para pasar navidad. En un momento pensamos que no llegábamos, pero gracias a las gestiones del Ayuntamiento de Madrid pudimos regresar", afirmó el delantero Gustavo Vasallo, que no podía ocultar la cara de cansancio por el largo y complicado viaje.

Y es que las caras de cansancio se repetían entre todos los pasajeros del vuelo fletado por el Ministerio español de Fomento, uno de los cuatro que entre ayer y hoy llevaron a Lima, Bogotá, Buenos Aires y Quito a los primeros 969 afectados, y que junto a los reubicados en otros vuelos suman 1.095.

El resto de afectados, unos 180, deberán esperar al siguiente vuelo, que según se anunció hoy debe partir de Madrid el día 26.

Además, mañana retornará el avión que hoy llegó a Lima con el primer grupo de pasajeros de Air Comet que se quedaron a este lado del océano Atlántico.

Los que compraron billetes para fechas a partir de enero no tendrán esa suerte, ya que el Gobierno español anunció que no puede hacerse cargo de ellos y tendrán que comenzar el largo proceso de reclamo a la aerolínea Air Comet.

Air Comet suspendió el lunes pasado sus operaciones a demanda de un juez británico y prepara su cierre por no poder hacer frente a sus deudas, lo que ha dejado sin vuelo a unas 7.000 personas, según el Ministerio de Fomento español.

Esta empresa ya ha desaparecido en Lima hasta el punto que en su oficina del aeropuerto de Lima ya no existe ni el letrero de la puerto donde anunciaba su nombre.