Público
Público

Wert busca el apoyo de la oposición para su reforma educativa

El ministro mantendrá a partir de mañana reuniones bilatelares con todos los grupos parlamentarios para intentar acercar posiciones respecto a la Lomce

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro José Ignacio Wert no quiere dejar 'al socaire' de futuros cambios políticos su reforma del sistema educativo. Para ello, el titular de Educación buscará el mayor consenso posible entre los grupos parlamentarios, con quienes mantendrá reuniones bilaterales a partir de mañana jueves para intentar llegar a 'acuerdos parciales' con respecto al proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Así lo ha anunciado Wert esta tarde durante su comparecencia en la Comisión de Educación del Congreso, la primera desde que el Consejo de Ministros dio luz verde a la ya denominada Ley Wert.

El ministro confía en que el texto llegue a su tramitación parlamentaria contando con la aprobación de gran parte de los escaños. Aunque reconoció que la Lomce es 'el reflejo del proyecto educativo del PP' y, por tanto, 'puede haber aspectos ideológicos en algunos elementos' de la misma, también se mostró confiado en que 'no es fácil decir que haya diferencias enormes sobre los aspectos modulares del texto'.

Asimismo, Wert adelantó que acudirá a reunirse con la oposición 'con un guión temático' con el que intentará descubrir 'si las distancias son tan grandes como puede parecer o existe la posibilidad de llegar a un acuerdo'. 'Nosotros entramos en ese diálogo sin establecer líneas rojas', prometió. Su objetivo, dijo, es imitar a Irlanda, donde Gobierno y oposición han acordado respetar varios aspectos del sistema educativo hasta 2020, sean cuales sean los cambios políticos que puedan producirse hasta entonces.

No obstante, no parece que ese consenso vaya a producirse, tal y como puede deducirse de las réplicas de los portavoces de los grupos de la oposición que acusaron al ministro de buscar acuerdos 'sólo con la Iglesia católica y la patronal de la educación privada y concertada', así como de 'invadir competencias autonómicas' y vulnerar los sistemas lingüísticos implantados en las comunidades con lengua cooficial. También anunciaron 'enmiendas a la totalidad' de la Lomce, que comenzarán a presentarse a partir de este jueves y que continuarán hasta la tramitación del texto en el Congreso, prevista para después del verano. 

Bedera, a Wert: 'Tiene cuajo que diga que no ha habido una reforma con tanto diálogo. No ha escuchado a la comunidad educativa'

Así, el portavoz del grupo socialista, Mario Bedera, acusó a Wert de ser un 'prisionero de la jerarquía católica', de haber 'despreciado' y 'oído, pero no escuchado' a la comunidad educativa y de 'negar cualquier tipo de acuerdo durante casi un año' que ha durado el cierre del proyecto del Ley. 'Reunir a padres, profesores y alumnos en el Ministerio y plantar encima de la mesa una Ley no es negociar, es buscar adhesiones', sentenció Bedera, rechazando el 'concepto de diálogo' del ministro. 'Tiene mucho cuajo que diga que no ha habido nunca una ley educativa que haya contado con tanto diálogo', le espetó Bedera.

La portavoz del grupo popular Sandra Moneo se encargó de replicar esta cuestión por Wert.'Es la reforma que más conferencias sectoriales [reuniones del ministro con los consejeros de Educación de las Comunidades] ha tenido', aseguró. Wert también continuó con su defensa del consenso: 'Ninguna ley ha tenido tanta cantidad de diálogo como esta', insistió una y otra vez durante las casi cinco horas de comparecencia. De hecho, confesó sentirse molesto con la nomenclatura informal que habitualmente recibe la Lomce:'No soporto que se la denomine Ley Wert, es la ley para la mejora de la calidad educativa'.

'No soporto que se denomine a la Lomce como 'Ley Wert'', confesó el ministro

Aun así, fueron varios los diputados que aludieron al 'aislamiento' del PP en lo que a esta normativa se refiere. Algo que a Wert, lejos de molestarle, le honró:'Es esta una soledad espléndida, estar aislado con la mayoría en las dos cámaras [Congreso y Senado], con el aopoyo del partido que consiguió esas mayorías, es una soledad muy acompañada', presumió.

A lo que no contestó el ministro con tanta determinación fue a las preguntas directas de algunos diputados. '¿En qué reduce el abandono y el fracaso escolar la legalización de los conciertos de centros segregadores, la recuperación del carácter evaluable de la asignatura de Religión y la imposición del castellano como lengua vehicular con su correspondiente intromisión en las competemcias autonómicas, o la intromisión injustificada en las competencias del profesorado con evaluaciones externas?', preguntó Rosana Pérez, del BNG. 'Algunos aspectos de la Ley mejorarán los índices de fracaso escolar; otros, no', respondió Wert, escuetamente y ya en el segundo turno de réplica.

Las competencias autonómicas en cuanto a los sistemas de inmersión lingüística, especialmente en Catalunya, centraron buena parte del debate de la Comisión de Educación, así como la vuelta de Religión en lugar de Educación para la Ciudadanía, las reválidas y la nueva Formación Profesional dual. Pero la polémica la hizo saltar el propio ministro cuando afirmó (erroneamente, según un informe de UGT -ver imagen-) que Andalucía era la Comunidad que más había reducido el presupuesto educativo en 2013. '¡Miente!', espetó el socialista Manuel Pezzi, que había acudido a la sala sólo como oyente. Aunque Pezzi recibió reprimenda del presidente de la Comisión, Miquel Ramis, Wert terminó retirando dicha afirmación por no poder confirmar sus datos.

Y es que el tema económico fue otro de los puntos fundamentales del debate. Después de que Wert anunciara que contará con la ayuda de fondos europeos para poder financiar la implantación de la Lomce, las dudas al respecto no tardaron en hacerse notar. Aun así, el ministro de Educación aseguró que la implantación de las reformas en los cursos de 3º y 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y en Formación Profesional Básica, prevista para 2014, se llevará a cabo, 'en un 60 ò 70%', con dinero procedente del Fondo Social Europeo, que ayudará al Estado -que no a las Comunidades Autónomas- a sufragar el gasto.

Asimismo, Wert afirmó que 'las administraciones educativas podrán beneficiarse [de dichos fondos] no sólo en 2014, 2015 y 2016 [los tres años que se prevé que tarde en implantarse la nueva norma], sino hasta 2020'. Esa es la fecha marcada por la Unión Europea, especificó el ministro, para cumplir uno de los objetivos marcados en el citado Fondo Social: 'invertir en Educación, dando prioridad, fundamentalmente, a incorporar medidas destinadas a reducir el abandono escolar temprano'. No obstante, previno Wert, esta aportación europea sólo es, hasta el momento, 'una altísima probabilidad', no una certeza.