Público
Público

Williamson vaticina una "devastadora" guerra mundial

El obispo rehabilitado por el Papa augura una "batalla de sangre" en la Iglesia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si alguien esperaba que tras las sucesivas admoniciones de la Santa Sede, la Fraternidad San Pío X o la justicia argentina, el obispo negacionista Richard Williamson daría marcha atrás en sus tesis, o que al menos mantendría un prudente silencio, se equivocaba. El polémico prelado uno de los cuatro que excomulgó Juan Pablo II en 1988 y rehabilitó Benedicto XVI el pasado 24 de enero ha profetizado desde su blog 'un nuevo 11 de septiembre', como anticipo a 'una devastadora tercera guerra mundial'. A su vez, vaticina 'una batalla de sangre' en la Iglesia católica, devorada 'por las ruinas derivadas del Concilio Vaticano II'.

'El mundo occidental y sus políticos están tan fuera de la realidad que sólo una devastadora tercera guerra mundial podría devolverlos a ella: la guerra se presentará como la única posible salida de los insolubles problemas económicos', añade el obispo ultratradicionalista, quien desde hace dos semanas se encuentra en Reino Unido, tras ser conminado a abandonar Argentina.

'Una nueva era de mártires está ante nosotros', añade el obispo en su blog, donde ve la crisis económica como 'únicamente el inicio' de la trágica y definitiva gran guerra. 'Otro 11 de septiembre puede ser fabricado para comenzarla', augura el obispo negacionista.

Williamson no oculta sus críticas a lo que denomina el 'desastre de la Iglesia', en especial, tras 'el Concilio Vaticano II, que ha puesto en descomposición la fe y los cerebros'. Hay que recordar que, para regresar a la comunión con Roma, los obispos lefebvristas deben reconocer en su totalidad la autoridad del Concilio, algo que, por el momento, no tienen pensado hacer.

Williamson tampoco se detiene aquí. 'La Iglesia oficial ha dejado de combatir la herejía, y los católicos han vuelto a combatir bestias sin cerebro en la arena', asevera el polémico prelado, para quien la Iglesia de Roma 'necesita tanto amigos serios como enemigos'. Respecto a la seriedad de estos últimos, afirma tajante que 'no puede ser probada con meras palabras, sino con la sangre'.

Negacionista
Richard Williamson, de 58 años, desató un gran escándalo al cuestionar la existencia de las cámaras de gas en los campos de concentración nazis, y negando el Holocausto.

Polemista
Williamson declaró que los atentados del 11-S fue obra de EEUU y que no se podía dialogar con los judíos, “responsables” de la muerte de Cristo.

Rebelde
Tras rehabilitarlo, Roma exigió a Williamson que pidiera perdón por sus declaraciones. Sus excusas posteriores han sido “insuficientes” para la Santa Sede.