Público
Público

Muchos y buenos delanteros, un lío para el seleccionador alemán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La gran variedad de opciones de ataque parece estar poniendo en aprietos al seleccionador alemán, Joachim Löw, después de que su joven equipo goleara 4-0 a Australia con una brillante actuación en su primer partido de la Copa del Mundo.

El técnico de 50 años se mostró cauto después de la goleada a un equipo australiano conocido por su fuerte juego defensivo y que disputó gran parte del segundo tiempo con un futbolista menos por la expulsión de la estrella del Everton, Tim Cahill.

Tras los goles iniciales de los delanteros Miroslav Klose y Lukas Podolski, que le dieron cierta tranquilidad al seleccionador alemán, la entrada desde el banquillo de Cacau, autor del cuarto tanto, demostró ser otro arma contundente de un equipo con grandes variantes ofensivas.

"Ahora estoy luchando todavía más para utilizar el término 'equipo estándar'", dijo Löw a la prensa tras el partido del domingo en el estadio Moses Mabhida.

"¿Por qué? En lo que concierne a nuestros atacantes, tenemos un amplio campo de posibilidades: Cacau, (Mario) Gomes y (Piotr) Trochowski, todos pueden dar un giro y cambiar el partido cuando los hago entrar", agregó.

La decisión de Löw de colocar a Thomas Müller en vez de a Trochowski en la alineación inicial también resultó ser un acierto después de que el delantero del Bayern de Múnich dominara el flanco derecho, colocando una serie de buenos centros al área y anotando el tercer gol.

"Trochowski se preparó bien, siguió las instrucciones que le di, pero Müller es particularmente valioso cuando se trata de jugar contra una selección más defensiva", dijo el técnico.

Löw señaló que Serbia, su próximo rival el viernes en el Grupo D, planteará desafíos distintos a su equipo, sobre todo tras perder su primer partido ante Ghana.

Pese a estar a cargo de la selección alemana más joven en 76 años de Copas del Mundo, Löw se mostró encantado de haber salido airoso del primer partido y de superar el nerviosismo de los jugadores.

"El primer partido del torneo acarrea una gran carga de presión", dijo Löw.

"Por supuesto que todo el suspense y la tensión antes del encuentro es sólo una circunstancia. Así que ahora podemos estar felices y confiados para dar el próximo paso", agregó.