Público
Público

Ya nunca habrá más "Katrina" ni "Mitch"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El huracán "Gustav", que dejó a su paso por el Caribe y el sur de EEUU un centenar de víctimas antes de debilitarse, volverá a dar nombre a otro de estos fenómenos en el año 2014, pero, en cambio, ya no habrá más "Katrina" o "Mitch", según el sistema de identificación de ciclones de la ONU.

Los nombres de los huracanes y tormentas tropicales siguen un sistema rotatorio establecido, pero no vuelven a emplearse cuando tuvieron consecuencias tan graves en vidas o en daños que su uso de nuevo "sería inapropiado por razones de sensibilidad", explicó hoy una portavoz de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM).

Entre los nombres de huracanes de infausto recuerdo y que no volverán a ser utilizados figuran el "Katrina", que golpeó Estados Unidos en 2005, el "Mitch" (Honduras, 1998) o el Tracy (Darwin, Australia, 1974).

En la actualidad existen seis listas compuestas por 21 nombres cada una en orden alfabético, que se usan de forma rotatoria, de manera que la lista empleada en 2008 volverá a utilizarse en 2014.

La práctica de dar nombre a los huracanes empezó en las primeras décadas del siglo XX con el objetivo de ayudar a identificar rápidamente los ciclones tropicales en los mensajes de alarma, puesto que los nombres son más fáciles de recordar que los términos técnicos con letras y números.

Las ventajas de este sistema han quedado probadas para el intercambio de información entre cientos de estaciones meteorológicas, bases costeras y buques, por ejemplo.

En un principio, los nombres se elegían al azar, y así, por ejemplo, un huracán que rompió el mástil de un barco llamado Antje pasó a llamarse igual.

A mediados del siglo pasado comenzaron a usarse nombres femeninos para los huracanes y tormentas.

Pero con el fin de crear un sistema más organizado, los meteorólogos decidieron después emplear nombres de una lista ordenada por orden alfabético, de manera que la primera tormenta tropical de cada año tenga un nombre que comience por A.

En 1979, se introdujeron también nombres masculinos en las listas, que se alternan desde entonces con los de mujer.

Cuando se da el caso de un ciclón destructor que debe ser eliminado de las listas, el Comité de la OMM para Ciclones Tropicales se encarga de borrar el nombre en su reunión anual.