Público
Público

Zapatero cree inútiles las consultas soberanistas

"Esas iniciativas, objetivamente, no conducen a ningún sitio", afirma el presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Esas iniciativas, objetivamente, no conducen a ningún sitio'. Con esta frase despachó ayer el presidente del Gobierno los más de 160 refrendos soberanistas que se celebrarán el domingo en otros tantos municipios de Catalunya,con un censo total de más de 700.000 habitantes.

A juicio de José Luis Rodríguez Zapatero, no cabe establecer una relación de causa-efecto entre la controversia sobre un posible recorte del Estatut de Catalunya y el auge de los movimientos soberanistas en esta comunidad, plasmados en la convocatoria de la autodenominada Coordinadora Nacional para que los catalanes se pronuncien sobre la pregunta: '¿Es partidario de que Catalunya sea un Estado independiente en el seno de la Unión Europea?'.

El Gobierno señalaque 'no tienen validez ni efecto jurídico alguno'

'Nada tiene que ver (la sentencia pendiente sobre el Estatut) con esas iniciativas', afirmó el presidente durante su comparecencia al término del Consejo Europeo celebrado en Bruselas.

El presidente justificó la tardanza en el pronunciamiento del Constitucional con el recuerdo de que el planteado por el PP es 'un macro recurso', que afecta 'a la mayor parte del Estatut', por el número de artículos recurridos y por el contenido de los mismos. Ante ello, sostuvo que el trabajo del Alto Tribunal resulta 'exhaustivo' y 'exige tiempo'.

Zapatero pide paciencia a la espera de un 'buen fallo' sobre el Estatut

La fecha en que el Tribunal Constitucional emitirá su fallo es una incógnita sobre la que ya nadie quiere aventurar pronósticos. El único pronóstico generalizado es que la sentencia dará lugar a un intenso posdebate interpretativo sobre su contenido.

Rodríguez Zapatero reiteró su convencimiento de que, finalmente, habrá 'una buena sentencia'. 'Estamos confiados en que haya una buena sentencia, que todo el mundo debe respetar y tener la paciencia necesaria hasta que se produzca', señaló.

Desde Madrid, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se mostró también tajante sobre las consecuencias que puede generar la tardanza del fallo. ¿La espera alienta el nacionalismo? 'En absoluto', fue su respuesta.

En cuanto a las consultas sobre la soberanía de Catalunya convocadas para el domingo, la vicepresidenta ahondó en el análisis apuntado por Zapatero y subrayó que 'no tienen validez ni consecuencia jurídica alguna' porque 'no se ajustan ni a la ley ni a la Constitución'. Aun así, la Abogacía del Estado se mantiene vigilante, pero a distancia.

De la Vega admitió que no tiene conocimiento de ninguna iniciativa de los servicios jurídicos del Estado para frenar las votaciones, aunque advirtió de que 'las mira todas, y toma una decisión en cada caso', informa Miguel Ángel Marfull.

La Coordinadora Nacional replicó a Zapatero que 'las consultas sí que servirán'. 'A partir del 14 de diciembre, el catalanismo adquirirá otra dimensión', afirmó su portavoz, el también diputado de ERC Uriel Bertran, que atribuyó que el presidente intente 'restar importancia' a la celebración de las consultas a la inquietud que generan, informa Glòria Ayuso.

La plataforma agradeció el cambio de actitud del Estado, que en Arenys de Munt (Barcelona) puso todo tipo de trabas. En este caso, el Gobierno ha tenido una actitud pasiva en un intento de no fomentar la participación de carácter reactivo. 'Han decidido no intervenir y dejar que llevemos a cabo las consultas con absoluta normalidad. El pueblo catalán podrá demostrar que cuenta con la suficiente madurez para expresarse con tranquilidad', respondió Bertran.

La organización se mostró satisfecha de que la celebración de las consultas haya motivado opiniones de los líderes de los partidos, sean a favor o en contra. 'Es muy positivo que se movilicen y se posicionen, de esta forma se están vinculando y están dando legitimidad a la consulta', consideró. Cuatro formaciones CiU, ERC, las Candidatures dUnitat Popular y la independiente Entesa pel Progrés Municipal, vinculada a Iniciativa per Catalunya Verds, han defendido el sí en la consulta. En algunos municipios también se ha sumado la propia ICV.