Publicado: 23.11.2014 16:37 |Actualizado: 23.11.2014 16:37

Zapatero exige al PSOE que dé prioridad a la lucha contra la violencia de género en los Objetivos del Milenio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace una década, España daba un importantísimo paso en materia de igualdad cuando el gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero anunciaba su primera medida: la aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género. Corría el año 2004, el nuevo mileno ya había empezado, pero algo tan grave como los maltratos hacia las mujeres seguía véndose como un problema de ámbito privado y no como una lacra social. La aprobación de esa ley permitió concienciar a la opinión pública sobre la importancia de realizar una "rectificación histórica" hacia la mujer.

Este domingo, el PSOE ha organizado el recuerdo de la aprobación de la ley contra la violencia machista, donde el expresidente ha clausurado el I Encuentro de Igualdad por una sociedad segura y libre de violencia, con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, que se conmemora cada 25 de noviembre. En él, Zapatero ha insistido en que el PSOE debe asumir un "compromiso fuerte" para que la primera prioridad en los Objetivos del Milenio 2015 sea la igualdad de género. "¿Acaso no es el primer problema que tiene un país consigo mismo?" preguntaba el que fuese el máximo dirigente del país durante ocho años.

"La Ley contra la Violencia de Género no fue un capricho ni una decisión no meditada" Por ello, Zapatero recalcó durante el acto que "no fue un capricho ni una decisión no meditada" que la Ley Integral contra la Violencia de Género fuera la primera que aprobó sino que respondía "a una concepción de la democracia, a por dónde pasan los raíles del progreso" porque "tenemos la obligación de superar la vergüenza histórica de lo que tantos hombres han hecho a tantas mujeres".

El que fuera líder socialista ha querido recordar que la Ley Intergral contra la Violencia de Género llegó "acompañada de un bloque de leyes" como la Ley de Igualdad, la de Interrupción Voluntaria del Embarazo, o la que permitió el matrimonio entre personas del mismo sexo. "Todas ellas contribuyeron a que ninguna moral se imponga, porque esa es la base de cualquier democracia", ha señalado.

En su opinión, "es muy importante reformar y mejorar, una institución, pero es mucho más importante que una mujer que se siente amenazada sienta que su país la protege", ha asegurado Zapatero. "Que una mujer que es víctima de amenazas, de malos tratos, de violencia, sepa que va a tener el amparo de juez, de su centro de salud, que de oficio se ejerce la denuncia, que va a tener el amparo de la sociedad para una inserción y que van a tener al maltratador lejos, con una condena adecuada", ha recalcado.

Se ha referido además a las cifras "escalofriantes" que siguen dándose diez años después de la aprobación de la ley: "Son 130.000 denuncias, ¿cuántas mujeres sufren todavía esta violencia?, ¿cuántas habrá que sufren la amenaza?, ¿acaso no es este el primer problema que tiene un país consigo mismo?". Por ello, ha confesado que una de las "huellas" que aún guarda tras su salida de Moncloa es "que hayan derogado Educación para la Ciudadanía" porque "todo empieza en la infancia, en la escuela, en los roles, en tolerar determinadas cosas". "Si ahí no se es combativo, puede haber retrocesos", ha alertado.

Sobre este aspecto, el expresidente ha pedido a los nuevos dirigentes del PSOE que se comprometan por la igualdad y que el partido asuma en la agenda del milenio post 2015, que "la primera prioridad sea la igualdad de género" porque "es la más transformadora con políticas de igualdad que abarcan la educación, la salud, la convivencia, la diversidad, el respeto y la tolerancia".

"Estamos inculcando valores y principios que articulan la fortaleza de una sociedad", ha lanzado Zapatero, que ha defendido que la democracia es ante todo un sistema que trata de que "todos seamos personas y ser persona es ser libre, autogobernarse, tener autonomía, pensar como se quiera pensar, elegir lo que quieres elegir, vestir como quieras vestir, querer a quien quieras querer y hasta el tiempo que quieras quererlo. Eso es ser persona".

"Todavía hoy mucha gente considera una minoría a las mujeres"

Para Zapatero, la ley aprobada hace una década supuso un cambio en las ideas y las palabras. "Todo cambio empieza por ellas, de la violencia machista pasamos a la violencia de género". "La violencia hacia las mujeres en las relaciones sentimentales pasó de ser una cuestion privada y de ambito familiar a que ser un tema central en la vida pública", ha incidido. "Si hay una rectificaición de verdad en la historia es la que empezó cuando se empezó a considerar que las mujeres podían votar y eran iguales ante la ley", ha incidado señalando que "todavía hoy mucha gente considera una minoría a las mujeres".

El expresidente ha insistido en la necesidad de continuar la senda marcada por la ley vigente, "llenarla de contenido, aplicarla, exigirla y, 10 años después, evaluarla adecuadamente para ver cómo puede seguir salvando vidas y dar oxígeno a las mujeres maltratadas". Además, ha dirigido un mensaje al resto de partidos políticos y actores sociales. "No pensemos en si se nos va reconocer o no, las cosas no se hacen para que se reconozcan, sino para que sean", ha asegurado.

Zapatero ha clausurado el acto reconociendo "a todas esas asociaciones de mujeres que han hecho tanto por el feminismo y por el PSOE", recordando que "no se puede ser socialista sin ser feminista", y pensando en "todas las mujeres para las que estas voces y palabras sean seguramente su única esperanza".

A la clausura, que ha comenzado con la condena del asesinato de una mujer el viernes en Barcelona. han asistido, además de Zapatero, la presidenta de la Comisión de Igualdad del Parlamento Europeo, Iratxe García, las portavoces de Igualdad y Asuntos Exteriores del PSOE, Trinidad Jiménez y Carmen Montón, respectivamente, y el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Antonio Hernando. Precisamente a este último, Jose Luis Rodríguez Zapatero ha lanzado su propuesta de cambiar la prioridad y situar la igualdad entre ambos sexos como la primera prioridad en los Objetivos del Milenio, que se revisarán de nuevo el próximo año.