Público
Público

Zapatero visita la Casa Blanca por vez primera, con Bush a punto abandonarla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, visita hoy la Casa Blanca por primera vez desde que llegó al poder en 2004, y sólo dos meses antes de que George W. Bush deje la Presidencia de Estados Unidos en manos de Barack Obama.

La invitación a la cumbre del Grupo de los 20 (G20) que abordará la reforma del sistema financiero internacional ha propiciado este último encuentro entre Rodríguez Zapatero y Bush, protagonistas de una fría y distante relación desde que el primero, recién investido presidente, decidió retirar las tropas españolas de Irak.

Hoy se darán la mano ante fotógrafos y cámaras de televisión en el vestíbulo de la Casa Blanca, donde Bush, anfitrión de la cumbre, ha organizado una cena con los jefes de Estado o de Gobierno del G20 previa a las sesiones plenarias de mañana.

Tras intensas gestiones diplomáticas en las que España defendió su presencia en la cumbre como octava potencia económica mundial, Rodríguez Zapatero consiguió un puesto en la reunión gracias al apoyo del presidente francés, Nicolas Sarkozy, al frente este semestre de la Unión Europea.

Holanda, que también reclamó su lugar, estará finalmente integrada en la delegación de Francia, y la República Checa -próxima presidencia de la UE- ocupará una de las sillas de España, detrás de Rodríguez Zapatero y de su ministro de Economía, Pedro Solbes.

En la cena, los responsables de protocolo de la Casa Blanca han sentado a Rodríguez Zapatero entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro holandés, Jan-Peter Balkenende.

Está previsto que este primer encuentro de los líderes de las principales economías mundiales y de los países emergentes dure sólo una hora, y que el análisis en profundidad de las propuestas de reforma y supervisión del sistema financiero se realice en la cena paralela que celebrarán en el Departamento del Tesoro los ministros de Economía y Finanzas.

Solbes, acompañado de su secretario de Estado de Economía, David Vegara, defenderá en ese foro el documento diseñado por España para incrementar la transparencia y el control de los mercados y reformar el Fondo Monetario Internacional, al tiempo que expondrá los beneficios del modelo liderado por el Banco de España.

Uno de los ejes de la propuesta española, que Rodríguez Zapatero expondrá mañana en el plenario de la cumbre, es el sistema que obliga a los bancos a dedicar parte de sus ganancias a provisiones preventivas para afrontar impagos, aumentos de la morosidad e incluso menos captaciones de capital en momentos de crisis.

Esta visita a Washington será previsiblemente la última ocasión en la que se encuentren Rodríguez Zapatero y Bush.

Ambos se vieron por última vez en abril pasado en la cumbre de la OTAN celebrada en Bucarest, en lo que fue un ejemplo más de su poco fluida relación personal.

Bush había llamado días antes a Rodríguez Zapatero para felicitarle por su triunfo electoral y, según explicó entonces el propio presidente del Gobierno español, ambos quedaron en "charlar" en Bucarest.

Pero finalmente no hubo más que un breve saludo de Bush -"hola, hola, felicidades"- y el gobernante español abandonó la capital rumana sin la esperada reunión.

Al día siguiente, la mayoría de los periódicos publicaron la fotografía de Rodríguez Zapatero, sentado solo, mientras otros mandatarios, entre ellos Bush, conversaban al fondo de la sala.

A pesar de la ausencia de contactos al máximo nivel, el presidente del gobierno español siempre ha defendido la normalidad de las relaciones con Estados Unidos y ha destacado el trabajo conjunto en el ámbito político, económico y cultural.

No obstante, no ocultó su satisfacción tras la reciente victoria del demócrata Barack Obama y, en su primera intervención después de esas elecciones, se mostró convencido de que comenzaba una etapa más fluida y positiva en las relaciones bilaterales y garantizó que España será "un amigo y aliado fiel" de Estados Unidos.