Público
Público

Zelaya y Micheletti negocian por separado con el mediador Arias

La delegación golpista pone en duda la imparcialidad del presidente costarricense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Zelaya y Micheletti no se vieron las caras en la primera de las dos jornadas que presumiblemente durará el diálogo iniciado este jueves en San José de Costa Rica, con la mediación de Óscar Arias. Y seguramente, ese encuentro nunca se producirá.

Y es que el presidente del gobierno de facto de Honduras regresará hoy mismo a su país tras haberse entrevistado varias horas con el presidente costarricense Óscar Arias pero sin haberse reunido con el depuesto Manuel Zelaya. 

Tras casi tres horas de reunión con Arias, Micheletti se declaró 'satisfecho' del proceso que inició hoy y anunció una comisión de diálogo para continuar las conversaciones con el equipo del depuesto Manuel Zelaya, integrada por cuatro personas.

Este sorpresivo anuncio echó por la borda la expectativa de Arias y de la comunidad internacional de lograr sentar a la mesa de negociación tanto a Micheletti como a Manuel Zelaya quien también se encuentra en San José.

'Se ha iniciado el diálogo y queda instalada nuestra comisión de trabajo que está integrada por el ex canciller Carlos López, Arturo Corrales, Mauricio Villega, políticos hondureños, y Vilma Morales ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia', dijo Micheletti al finalizar su entrevista con Arias.

Este jueves, ambos llegaron a la cita con posturas irreconciliables. “Esperamos que este viernes tengamos una respuesta clara de la contraparte golpista que rompió el proceso democrático en el país, con el fin de que se puedan cumplir las resoluciones”, dijo el presidente derrocado, Manuel Zelaya, nada más bajar del avión que le llevó a San José.

El golpista Roberto Micheletti, por su parte, utilizó un tono más conciliador que en días pasados al asegurar que acude a la cita para escuchar y buscar “la solución que queremos encontrar en el país, la paz y la tranquilidad, y lógicamente sostener nuestra democracia”.

Las expectativas para alcanzar un acuerdo son máximas pero la esperanza de que se alcance la paz es mínima. Este jueves, el comisionado hondureño de los Derechos Humanos y partidario de los golpistas, Ramón Custodio, puso en duda la neutralidad de Óscar Arias – toda vez que Costa Rica condenó, igual que todo el continente, el golpe de Estado–. “Si mantiene esta posición, él podría ahorrarse su tiempo y no intervenir en asuntos de otro pueblo”, señaló.

Tampoco un experto diplomático centroamericano como el ex vicepresidente de Costa Rica, Kevin Casas, se mostró demasiado optimista respecto a los resultados de este encuentro. En su opinión, “los términos de la negociación ya están cocinados por EEUU, que ha desplazado a la OEA en las negociaciones por el desaire que obtuvo con respecto al ingreso de Cuba”.

Casas sostuvo este jueves que las condiciones para el retorno de Zelaya impuestas desde EEUU pasan por permitirle el retorno a la Presidencia pero prácticamente sin ningún poder real, dado que hasta los diputados de su partido están con los golpistas.

Tan sólo dejarían que concluya los escasos meses que le quedan como presidente y salvar la cara “democrática” del régimen hondureño. Otra de las condiciones exigidas sería la congelación inmediata de sus relaciones con Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador, “así como la salida del ALBA o la hibernación de la presencia de Honduras en esta organización”.

El presidente de la Coordinadora de Resistencia Popular, Carlos H. Reyes, a quien el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ya ha inscrito como candidato a la presidencia que dejará vacante Manuel Zelaya, desmintió a Público que el acuerdo esté ya impuesto desde Washington y aseguró que el presidente “no negociará nada, ya que acude a Costa Rica para exigir su restitución”.

Las autoridades costarricenses, que habían citado tanto a Zelaya como a Micheletti por un espacio mínimo de dos días para negociar, aún no se pronuncian sobre las acciones a seguir a partir de la marcha de Micheletti, un revés en el planteamiento original del mediador.

Tampoco se ha informado si Zelaya permanecerá en Costa Rica o también nombrará una comisión para negociar en su lugar.

Zelaya, que llegó a Costa Rica el miércoles, se reunió hoy por la mañana con Arias y declaró tras el encuentro que cree que han sido 'congruentes con la posición de Honduras; la restitución del Estado de derecho y la democracia', que según él tiene como requisito indispensable su regreso a la Presidencia.

El de hoy en San José fue el primer intento por acercar cara a cara ambas partes en conflicto y buscar una salida negociada a la crisis, pero ahora, sin llegarse a la esperada cita entre Micheletti y Zelaya, el futuro del proceso no está claro.