Público
Público

Aplicar corrientes al cerebro mejora la habilidad matemática

Un estudio propone usar la estimulación transcraneal para tratar la dislexia numérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una leve corriente eléctrica puede hacer que alguien mejore en matemáticas durante meses. Eso es lo que apunta un grupo de investigadores británicos que estudian cómo cambiar el comportamiento de las personas a través de la estimulación transcraneal por corriente directa (tDCS, en inglés).

Según su último trabajo, publicado en Current Biology, las corrientes eléctricas mejoran la capacidad para memorizar y entender relaciones numéricas hasta seis meses después de la descarga. Las corrientes se administran con electrodos al lóbulo parietal, una zona que ocupa la parte del cerebro que está debajo de la coronilla y donde reside la capacidad de cálculo.

Los efectos del tratamiento eléctrico duran hasta seis meses

'La estimulación eléctrica no va a convertir a nadie en Albert Einstein, pero, si tenemos éxito, podríamos ayudar a ciertas personas a mejorar en matemáticas', asegura Roi Cohen Kadosh, investigador de la Universidad de Oxford y autor principal del trabajo.

El estudio resalta que la tDCS es inofensiva y que, durante el estudio, no dañó otras funciones cognitivas de los participantes. Añade que puede ser muy útil para tratar a personas que han sufrido un ictus o a aquellas que padecen discalculia. Este trastorno, que afecta a un 6% de la población, es una variante de la dislexia que impide a los que la sufren expresarse numéricamente o comprender el lenguaje matemático de forma correcta. El origen del defecto puede ser un trastorno en el lóbulo parietal. En un estudio anterior, el equipo de Cohen Kadosh demostró que la tDCS revierte los efectos de la discalculia de forma transitoria.

La tDCS se ha usado en investigación desde hace décadas y, aunque aún no se utiliza como tratamiento, se está estudiando si puede atenuar trastornos como la depresión. La entrada en el cerebro de las corrientes, mil veces inferiores a las de un electroshock, son imperceptibles, pero pueden anular o potenciar las habilidades cognitivas durante unos minutos. Este año, un estudio demostró que la aplicación de estas corrientes aumentan la memoria. Un trabajo anterior observó que la electricidad aporta mayor habilidad léxica.

'Se ha demostrado que se puede alterar con esta técnica casi cualquier proceso cognitivo, pero sólo durante la aplicación de la corriente', explica Santiago Canals, investigador del Instituto de Neurociencias de Alicante (CSIC). 'Lo sorprendente de este nuevo trabajo es que los cambios inducidos sean tan duraderos', añade.

Las pequeñas descargas también mejoran la memoria

La corriente de la tDCS actúa sobre las neuronas de forma indirecta, explica Canals. 'La electricidad no las activa por sí sola, pero sí aumenta la probabilidad de que las neuronas de una zona del cerebro se activen o se desactiven', señala.

En el estudio de Cohen Kadosh, los investigadores aplicaron las corrientes de un miliamperio a 15 jóvenes de entre 20 y 22 años en sesiones de dos horas. En ellas, los participantes memorizaban símbolos a los que se les atribuía diferentes valores de magnitud y, tras recibir o no la corriente, completaban diferentes operaciones con esos símbolos.

Los resultados muestran cómo mejorar o empeorar la actividad del centro neurológico de las matemáticas gracias a la electricidad. Los jóvenes que recibieron la descarga de derecha a izquierda mejoraron su capacidad con el test numérico, mientras que en el grupo al que se aplicó la corriente en sentido inverso las habilidades numéricas se redujeron al nivel de un niño, según el trabajo. Los autores advierten de que son necesarios más estudios antes de usar el sistema como tratamiento.