Público
Público

Apple estrena videoclub

La compañía presenta Apple TV, que permite alquilar películas y series, pero no guardarlas en el disco duro. El producto estará en seis países en octubre. Google y Sony también han entrado en este negocio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Apple, Steve Jobs, presentó ayer el nuevo producto que ha salido de sus factorías en China: un aparato para alquilar series de televisión de estreno y películas según salen en DVD. Su nuevo Apple TV, que cabe en la palma de la mano, se venderá en EEUU y otros cinco países, entre los que no está España, dentro de un mes.

La primera versión del aparato salió a la venta en septiembre de 2006 pero, como reconoció Steve Jobs, 'no tuvo mucho éxito'. Con esta segunda generación, la compañía quiere volver a intentarlo. En cuanto al hardware, el nuevo Apple TV es cuatro veces más pequeño que su predecesor. Tiene conexión inalámbrica para comunicarse con el ordenador y algunas de las televisiones más avanzadas. Tampoco necesita un cargador especial, se conecta directamente a la red. Pero lo más innovador es que, mientras que los fabricantes de reproductores y grabadores están añadiendo a sus aparatos un disco duro para almacenar archivos, Apple se desprende de él. De primeras consigue que, al no llevar un disco circulando a miles de revoluciones, sea muy silencioso.

Las series cuestan 99 centavos; las películas, 4,99 dólares

La ausencia de disco duro refleja la presencia de un nuevo negocio: el streaming de pago. Además de ver fotografías y reproducir en el televisor la biblioteca personal, con el Apple TV se podrán comprar programas y series de televisión, además de películas y música. Steve Jobs anunció ayer un acuerdo con las cadenas de televisión estadounidenses Fox y ABC. En referencia a otros posibles socios audiovisuales, Jobs aseguró: 'Pensamos que el resto de estudios pronto verá la luz' .

Pero el socio más importante, por su posición actual en el negocio, es Netflix. Esta compañía, que empezó vendiendo películas por internet y enviándolas por correo ordinario, cuenta ya con 15 millones de usuarios de su plataforma de vídeo on-line, o streaming. Netflix tiene además acuerdos firmados con buena parte de las productoras de cine y televisión de EEUU. Sus usuarios pagan 8,99 dólares al mes (7,02 euros), por acceder a la biblioteca de Netflix. Por ahora, el acceso a Netflix desde el reproductor iTunes sólo estará disponible en EEUU.

Hay que ver el material en 30 días; después, se evapora

Los programas y series de televisión estarán en el Apple TV al día siguiente de su estreno al precio de 99 centavos (77 céntimos de euro al cambio actual). Para verlas en calidad HD, el precio sube hasta los 2,99 dólares (2,33 euros). En el caso de las películas, Apple no ha conseguido tenerlas el mismo día de su estreno en los cines: estarán cuando salgan en DVD. Su coste será de 4,99 dólares (3,9 euros), un precio sensiblemente inferior al de los DVD de la tienda.

Pero que el Apple TV no tenga disco duro para almacenar lo que se compra significa que ni las películas ni las series podrán ser conservadas. Según la presentación de ayer, al comprar cualquier material audiovisual, el usuario lo está rentando. Al hacer clic, puede verlo al instante o dejarlo para más adelante. Pero sólo dispone de 30 días para visionarlo y, una vez iniciada la reproducción, apenas 48 horas para acabarla. Después de ese tiempo, el material comprado se desvanecerá.

No hay fecha para la llegada de Apple TV al mercado español

Apple TV contará para su estreno con unos 7.000 títulos, 3.400 de ellos en alta definición. El videoclub de Apple estará disponible el 1 de octubre en EEUU, Australia, Canadá, Francia, Alemania, Irlanda, Nueva Zelanda y Reino Unido, aunque los más impacientes podrán hacer ya sus pedidos. España y el resto del mundo tendrá que esperar.

El anuncio de Apple se venía mascando desde comienzos de agosto. En este tiempo, sus rivales han ido moviendo pieza. El portal de vídeos Youtube, es decir Google, presentó el pasado lunes su sección Movies, donde irán colgando películas completas y documentales para ver de forma gratuita en EEUU. Aunque el catálogo no es el más taquillero, los cinéfilos y amantes de los géneros pueden encontrar auténticas joyas.

Youtube negocia con productoras para su propio video bajo demanda

Pero Google quiere ir más lejos. Según adelantó el lunes el diario The Financial Times, la empresa del buscador estará negociando con los grandes estudios para alquilar vídeos a través de YouTube antes de que acabe el año. La idea es similar a la de Apple TV: ofrecer filmes de estreno a 5 dólares (3,90 euros) en streaming. También coincidirían con su lanzamiento en DVD.

En la presentación de Apple TV no estaban todas las productoras de televisión y cine. Faltaban, por ejemplo, Disney, News Corp y NBC Universal. Las tres son propietarias de la plataforma de vídeo on-line Hulu. Aunque sólo accesible desde EEUU, esta web encabeza, junto a Netflix, el negocio del streaming de pago y el visionado de la televisión por Internet. Según el mismo diario, Hulu está planeando hacer una oferta de 2.000 millones de dólares para conseguir derechos de títulos de Hollywood.

La última gran productora, ausente de los acuerdos anteriores, es también un gran fabricante de televisores, ordenadores y consolas. Sony presentó ayer su propio servicio de compra de productos audiovisuales. El anuncio, hecho durante la feria tecnológica IFA en Berlín, fue casi a la vez que el de Apple. El producto, llamado Qriocity, es una plataforma on-line de venta de películas bajo demanda.

El reto a Apple se completa con la música. Para finales de año, tiene previsto ofrecer también canciones en streaming. El servicio, basado en un sistema de suscripción mensual, estará listo para los principales productos de Sony: sus PS3, los modernos televisores Bravia, los portátiles Vaio y reproductores Blu ray.

Y casi es una ironía, ya que las principales empresas tecnológicas se apuntan al vídeo por Internet cuando Blockbuster, el antiguo gigante del alquiler de vídeos agoniza tras anunciar su bancarrota.