Público
Público

Asesinados más de 200 elefantes por cazadores de marfil en Camerún

Los autores de la matanza regalan carne de los animales a las poblaciones locales para que secunden los crímenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los cazadores furtivos han matado en las últimas seis semanas a más de 200 elefantes en Camerún para satisfacer la demanda del mercado asiático de marfil.

Según han informado fuentes gubernamentales, los autores de la matanza que ha diezmado a un tercio de la población de elefantes del Parque Nacional Bouba Ndjida, en el extremo norte de Camerún, proceden de Chad y Sudán.

Los cazadores, provistos de armas modernas, tratan de conseguir dinero rápido en el mercado internacional de marfil. 'En enero contamos 146 esqueletos de elefantes y desde principios de este mes ya hemos registrado cerca de 60', ha explicado en declaraciones a una radio local el gobernador de la región Norte, Gambo Haman, quien ha trasladado que 'Ésta es solo la punta del iceberg, ya que puede haber otros elefantes muertos en zonas del parque a las que no tenemos acceso', agregó Haman.

Algunos de los cazadores se trasladan a caballo y operan con la complicidad de las poblaciones locales, que reciben con ello carne de elefante gratis y se libran de un animal que daña sus cultivos. Mientras, ha asegurado Haman, un grupo de medio centenar de cazadores llegó a matar recientemente a seis soldados chadianos en el momento en que intentaban detenerlos con una carga ilegal de marfil. El Gobierno de Camerún ha enviado una fuerza de respuesta rápida a la zona, pero no hay suficientes efectivos para cubrir todo el parque.

El Fondo Internacional de Bienestar Animal (IFAW, por sus siglas en inglés) ha advertido de que estas infiltraciones de cazadores furtivos son habituales en la estación seca, pero ha precisado en un comunicado que la dimensión de esta matanza 'no tiene comparación con las de los años anteriores'. Según IFAW, se desconoce cuántos elefantes sigue habiendo en Camerún, pero las estimaciones de 2007 eran de entre mil y cinco mil.

Por su parte, la organización conservacionista TRAFFIC ha advertido de que la caza furtiva de elefantes se ha disparado a causa del incremento de la demanda de marfil procedente de Asia para su uso ornamental y en joyería y ha relacionado este proceso con el incremento de las inversiones de China en África.