Público
Público

Dos cazadores, imputados por matar un lince a tiros

WWF pide a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta que se persone en el caso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Seprona de la Guardia Civil ha imputado a dos cazadores por su presunta implicación en la muerte de un lince ibérico que fue hallado el pasado mes de julio en el entorno de Doñana con al menos 32 proyectiles plomados repartidos por su cuerpo. Según informaron fuentes de la Guardia Civil, a estas personas, cuya identidad no ha trascendido, se les imputa un delito contra la fauna y flora silvestre.

El cadáver del lince apareció a finales de julio en un lindero ubicado entre dos fincas del término municipal de Aznalcázar (Sevilla). Matar a un lince ibérico es un delito penado por ley, al tratarse de una especie protegida.

El término municipal en el que fue hallado el cadáver del félido se encuentra en el entorno del Espacio Natural de Doñana, cuya población de lince ibérico, integrada por unos 80 ejemplares, ha sufrido al menos cuatro muertes no naturales, por tiroteos y atropellos, en lo que va de año.

La organización conservacionista WWF pidió a la Consejería de Medio Ambiente que se persone 'de forma inmediata' en este caso. Juanjo Carmona, responsable de la Oficina Técnica de Doñana para WWF, hizo además extensiva dicha petición a las asociaciones de cazadores ya que considera que es 'la mejor manera de luchar contra personas que no son cazadores, sino escopeteros, porque matan a animales protegidos como el lince ibérico'.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, calificó de 'positiva' la imputación de los dos cazadores, y aseguró que su Consejería se personará en el caso 'cuando digan los servicios jurídicos del departamento'. Díaz Trillo reclamó 'que caiga el peso de la ley' sobre los dos cazadores si se confirma que son los autores del 'asesinato', y destacó que, además del trabajo 'intenso' de la Junta, las ONG, los técnicos y los científicos para que no sucedan más muertes, 'cuando hay un delito hay que perseguirlo y castigarlo'.