Publicado: 06.10.2015 13:12 |Actualizado: 06.10.2015 13:12

Un manifiesto para dar visibilidad a las científicas españolas

Cinco jóvenes investigadoras en biomedicina, protagonistas de las ayudas L´Oreal-Unesco en su décima edición.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Verónica Ayllón, Marta Navarrete, María Mittlebrunn y Laura Masgrau, de izquierda a derecha.

Verónica Ayllón, Marta Navarrete, María Mittlebrunn y Laura Masgrau, de izquierda a derecha.

Con un manifiesto que defiende la necesidad de acortar distancias entre mujeres y hombres en la ciencia celebra el programa “Para las mujeres en la ciencia” su 15 aniversario en España. El manifiesto “Cambia las cifras”, que ha sido firmado ya por centenares de personas, pretende contribuir a que la sociedad reconozca la aportación de las científicas al progreso. Actualmente, menos del 20% de los puestos directivos en laboratorios, universidades y centros de investigación en España están ocupados por mujeres y sólo el 18% de los premios se les otorgan a ellas.

Entre estos premios están las bolsas de investigación del citado programa de L´Oreal-Unesco, conocido internacionalmente como “For women in science”, que en esta su décima edición en España se han otorgado a cinco investigadoras en ciencias de la vida, menores de 40 años. Un jurado de alto nivel ha seleccionado los proyectos de biología presentados por las investigadoras, cada una de las cuales ha recibido 15.000 euros para ayudarle a llevar adelante su proyecto en un laboratorio en España.

Verónica Ayllón (39 años, Centro de Genómica y Oncología GENyO de Granada) quiere establecerse como investigadora independiente, algo bastante difícil en estos tiempos. Su objetivo es identificar nuevas dianas terapéuticas en una leucemia infantil que está considerada una enfermedad rara, con mal pronóstico y supervivencia baja.




María José Buzón (36 años, Instituto de Investigación Vall d´Hebrón, Barcelona) se centra en cómo erradicar el VIH, virus causante del SIDA, que persiste oculto en los pacientes tratados con antirretrovirales. La investigadora señala que los equipos de investigación están mayormente liderados por hombres, aunque son las mujeres las que realizan más tesis doctorales en biociencias y que la conciliación familiar y laboral es un obstáculo también para la carrera investigadora. Buzón no pudo asistir al acto de entrega de las ayudas, celebrado en la sede central del CSIC, por haber dado a luz recientemente a su segundo hijo.

Por su parte, Laura Masgrau (39 años, Universidad Autónoma de Barcelona) lidera una línea de investigación para tratar el cáncer colorrectal con nanopartículas que transporten unas moléculas a las células enfermas sin afectar a las células sanas. María Mittlebrunn (37 años, Universidad Autónoma de Madrid y Hospital 12 de octubre) ha conseguido su propio grupo de trabajo y estudia el funcionamiento celular relacionado con la inflamación y el envejecimiento.

Marta Navarrete (34 años, Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, Madrid) es las más joven de las seleccionadas este año. Su trabajo tira de un nuevo concepto de neurociencia, sobre el importante papel de los astrocitos (las células más abundantes del sistema nervioso, pero casi ignoradas hasta hace poco) como puente entre neuronas que no están conectadas directamente, lo que puede ser importante para el tratamiento de enfermedades y trastornos cerebrales, incluida la adicción a las drogas.

En total, en estos últimos 10 años el programa de la Unesco y la Fundación L´Oreal en España ha ayudado a 47 científicas españolas concediéndoles ayudas por valor de 815.000 euros, alternando los campos de especialización entre las Ciencias de la Vida, aunque en esta edición todos los proyectos seleccionados se restringen a la biomedicina, y las Ciencias de la Materia. En su versión internacional, For Women in Science, cada año se entregan en la sede de la Unesco cinco premios a científicas seleccionadas, a los que pueden optar investigadoras de cualquier país del mundo.

En cuanto al manifiesto que celebra los 15 años del programa en España, sus principales demandas se resumen en seis puntos: la necesidad de dar visibilidad a la labor de las científicas españolas y poner en valor su aportación clave para el avance de la ciencia y de la sociedad; dar a conocer su trabajo y que éste tenga mayor presencia en los medios de comunicación y otros foros. Además, reconocerlas en los premios científicos, en los que están infra representadas, favorecer su presencia en puestos de primer nivel en investigación; ayudarlas para que puedan avanzar en su carrera investigadora, e incentivar las vocaciones científicas y el interés por la ciencia desde niñas.

Solo el 30% de los investigadores mundiales son mujeres

En el ámbito mundial actualmente solo el 30% de los investigadores son mujeres, y un estudio realizado para la ocasión en cuatro países europeos sobre la percepción de las investigadoras ha hecho aflorar prejuicios. El 67% de los europeos, indica este estudio, cree que las mujeres no tienen las capacidades requeridas para acceder a los puestos científicos de alto nivel. En España este porcentaje baja hasta el 63% y el 76% considera que la evolución de las mujeres en la investigación científica debería de haber mejorado más rápidamente.