Socialismo o muerte

Tristán Bauer revisa la vida de Ernesto Guevara en un documental.

CARLOS PRIETO Madrid 26/10/2010 20:43 Actualizado: 26/10/2010 20:53

Comentarios

 

Media: 5

Votos: 5

Fotograma del documental 'Che, un hombre nuevo', de Tristán Bauer.

Fotograma del documental 'Che, un hombre nuevo', de Tristán Bauer.

Se abre el telón y aparecen Cortázar, Borges, Evita y el Che. Se miran entre ellos, ponen cara de extrañeza y empiezan a gritar a coro: ¡No estamos todos, falta Maradona! ¿Cómo se llama la película? No lo sabemos, pero si podemos intuir el nombre de su director: Tristán Bauer (Mar del Plata, 1959). El cineasta argentino, premio especial del jurado en San Sebastián por un filme sobre la guerra de las Malvinas Iluminados por el fuego (2005), había rodado hasta ahora documentales sobre Cortázar, Borges y Evita, así que parecía lógico que acabara filmando uno sobre Ernesto Guevara. ¿O no?

Bauer niega que Che, un hombre nuevo, que se estrena el viernes, sea parte de un plan orquestado para diseccionar a los principales iconos argentinos del siglo XX. "No es una decisión consciente, aunque puede que un psicoanalista tuviera algo que decir al respecto", explica entre risas.

Casualidades al margen, el cineasta sí parece haberse especializado en contar la vida de personas de las que ya se ha contado todo (o casi todo) hasta la extenuación. ¿Quién no ha oído hablar a estas alturas del yate Granma, la selva de Sierra Maestra, la invasión de Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles o la foto de Korda? "Efectivamente, del Che ya se conocían una gran cantidad de cosas. Se ha transformado en un mito. Tal vez por esa imagen extraordinaria de Korda, multiplicada hasta el infinito en posters, camisetas y demás", reconoce.

"Si en 1965 alguien hubiera dicho que la URSS iba a desaparecer, no le hubieran tomado en serio" 

Quizás por eso, Bauer, que ha estado doce años preparando el filme, no paró hasta encontrar documentos inéditos que arrojaran nueva luz sobre el pensamiento político del guerrillero. Por ejemplo, dos cuadernos con anotaciones escritas poco antes de morir en combate en Bolivia (1967). Un hallazgo importante para la lógica interna de un filme que narra la vida del Che a través de sus textos. "Me sorprendió comprobar las similitudes biográficas entre Cortázar, Borges y el Che.

Los tres se convirtieron en lectores y escritores sumergiéndose en las bibliotecas de sus padres cuando eran niños. Hay un rasgo muy argentino en todo ello", dice Bauer, al que le fascina la "voluntad permanente del Che de poner por escrito sus pensamientos".

Guevara, echado al monte

Otro de los textos de Guevara analizados en el filme es el prólogo para un futuro libro sobre economía marxista, escrito en los últimos años de su vida, entre las fallidas campañas del Congo y Bolivia. Guevara criticaba allí con dureza el Manual de Economía Política de la Academia de Ciencias de la URSS, redactado por órdenes de Stalin a principios de los años cincuenta y convertido en la biblia de la economía soviética.

El guerrillero vaticinaba en el prólogo, publicado finalmente en 2006 con añadidos y bajo el título de Apuntes críticos a la Economía Política, que la URSS acabaría convirtiéndose en un Estado capitalista (léase desapareciendo). El guerrillero, consciente de la bomba de relojería política que tenía entre manos, utilizaba en el texto las palabras "herejía" y "osadía" para describir su intento de enmendar la plana a la Nueva Política Económica (1921) ideada por Lenin. Guevara, que estaba entonces echado (literalmente) al monte, parecía decidido a adelantar a la URSS por la izquierda. ¿Cómo hubiera sido recibido este libro si el fervoroso revolucionario argentino lo hubiera publicado antes de morir? "No me gusta hacer política ficción", dice Bauer. "Pero si en el año 1965 alguien hubiera dicho que la URSS iba a desaparecer no le hubieran tomado en serio. En los últimos años de su vida la postura crítica del Che hacia el socialismo soviético se fue profundizando", zanja.

PUBLICIDAD

Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley.

Los comentarios que contengan insultos, descalificaciones, difamaciones, falsedades, enlaces inapropiados, comerciales y publicitarios o que contengan preguntas o valoraciones sobre el sistema de comentarios serán revisados para valorar su publicación, pudiendo ser eliminados. El cauce adecuado para la resolución de preguntas sobre el servicio de comentarios consiste en el envío de mensajes mediante el formulario que se encuentra en nuestra página de Contacto.

Los Usuarios que atenten con sus comentarios contra la imagen de Público, de sus trabajadores y propietarios o que utilicen cualquier tipo de técnica, fórmula o composición literal en sus mensajes para eludir los criterios de moderación o aquellos que suplanten personalidades de otros usuarios serán bloqueados en el servicio, eliminándose sus comentarios e impidiéndoles continuar publicando comentarios mediante su cuenta.

  • Lluis Valencia
    #1 Vota Vota

    8 i Lluis Valencia 26-10-2010 21:44

    Todo mi respeto y admiración hacia la persona de Ernesto Che Guevara, un personaje cuyo mensaje de revolución, liberación y socialismo trascenderá el paso de los tiempos......

    Cuando ves que determinados partidos políticos llevan en sus siglos la palabra "socialismo", y comparas sus idearios políticos neo-liberales con el mensaje de socialismo que el Che transmitió e hizo realidad, solo puedes pensar a que extremos de "prostitución" han llevado dichos partidos esa palabra tan hermosa que se llama SOCIALISMO.....

    Bona nit des de València !!.

  • magomer
    #2 Vota Vota

    4 i magomer 26-10-2010 21:55

    Para muchos millones de personas, este dilema ya es una realidad, no es una opción voluntaria.

  • JacoboArenas
    #3 Vota Vota

    5 i JacoboArenas 26-10-2010 22:00

    Ese libro me lo compré en Cuba "Apuntes críticos a la Economía Política".

    Sin ser ningún experto en economia política pudo trazar planteamientos correctos al respecto.

    Un ejemplo a seguir.

  • gergomama
    #4 Vota Vota

    -11 i gergomama 26-10-2010 22:08

    Su oficio era matar y fumar puros.

  • Joanot47
    #5 Vota Vota

    4 i Joanot47 26-10-2010 22:53

    El Che vive, la lucha sigue...

  • Kane
    #6 Vota Vota

    -2 i Kane 26-10-2010 22:56

    Tras su muerte se ha convertido seguramente en lo que más detestase convertirse; un producto.

  • yomesmo
    #7 Vota Vota

    -5 i yomesmo 26-10-2010 23:23

    Gracias al clásico manual Guerra de guerrillas de su autoría,los pueblos del tercer mundo se debaten aún en guerras fratricidas arrastrados por la utopía de la liberación.Quienes han tomado sus banderas siguen sin entender,que el "hombre nuevo" o sujeto colectivo,es antagonista del "estado natural " del individuo :la libertad.Libre para pensar,para escoger sus creencias,su sistema de vida,sus ideales.El hombre viejo,se resiste a ser amordazado,a intercambiar un plato de lentejas por lealtad al Lider.El hombre viejo,quiere vivir en absoluta libertad.

  • Siniestra falaz
    #8 Vota Vota

    -7 i Siniestra falaz 26-10-2010 23:47

    También a fumar puros y a matar. Entre puro y puro, una muerte, Entre muerte y muerte, un puro. A la hora de la siesta y por la nocha descansaba. Pero dormía muy poco.

  • txumy
    #9 Vota Vota

    4 i txumy 26-10-2010 23:51

    #6 Un producto lo sera para los materialistas. Para los idealistas es un ejemplo.

  • yomesmo
    #10 Vota Vota

    -6 i yomesmo 27-10-2010 00:21

    #9

    ....Y para los matones también es un ejemplo.

  • Kane
    #11 Vota Vota

    -6 i Kane 27-10-2010 00:48

    ¿Ejemplo de qué? ¿De cómo las empresas aprovechan la figura de un comunista muerto para venderles millones de camisetas y de posters a los niños que quieren ir de malotes?

  • VolkanDemirel
    #12 Vota Vota

    0 i VolkanDemirel 27-10-2010 02:10

    Al revés, txumy, para los materialistas, pero históricos (los que viven la realidad y la sufren día a día, los que piensan que la historia la determinan las relaciones de producción) el Che es un ejemplo de lucha por la liberación. Mientras, los idealistas, los metafísicos, los que creen en dios y otras cosas ideales e indemostrables, es un producto, un valor (algo intangible y subjetivo) de mercado al que ponen precio, como pusieron precio a su vida.

  • VolkanDemirel
    #13 Vota Vota

    1 i VolkanDemirel 27-10-2010 02:20

    En realidad es que les fastidia a los fachi-trolls que uno se ponga una camiseta o un símbolo de ideología contraria a la suya, y de pronto, se convierten en antimercado y antisistemas, pero, única y exclusivamente, limitado a esas concretas cuestiones; en lo demás, te obligan a consumir: contratos de suministro, hipotecas,... No entienden que la compra de una bandera roja, una tricolor, una camiseta del Che, es una elección, y es algo que uno lleva con orgullo (el mismo que les falta a ellos para reconocerse fachas porque les avergüenzan los delitos que bajo esa ideología se han cometido y que ellos pretenden reeditar)

  • JUANMA74
    #14 Vota Vota

    -1 i JUANMA74 27-10-2010 10:51

    El Che sí que tuvo poder: entre otras cosas, fue el máximo responsable de las reformas económicas en el gobierno de Castro y desde allí impulsó las nacionalizaciones y la vinculación con la URSS. Como curiosidad, combatió tendencias autogestionarias que estaban apuntando y que consideraba "desviaciones anarcosindicalistas". Ideológicamente, se consideraba marxista-leninista, pero en su pensamiento, como en el de tantos otros revolucionarios de su entorno, se observan influencias diversas, la de la lucha descolonizadora y la de la revolución china fueron determinantes para él.

    En América Latina la proyección del Che como símbolo de luchador revolucionario ha sido enorme debido a la fuerte conmoción que supuso la revolución cubana, que sigue siendo el principal referente para una parte muy importante de la izquierda, no sólo para la que asume su estrategia foquista y el marxismo-leninismo. En Europa cada vez más queda como icono con el que vender productos en sectores "alternativos", como la A circulada, la cara de Bob Marley o la hoja de marihuana, sin mayor significación política que la de la rebeldía generacional o una vaga identificación con la izquierda.

  • JUANMA74
    #15 Vota Vota

    -1 i JUANMA74 27-10-2010 10:56

    el Ché fue a ayudar a Angola en su guerra civil, cuando fue para allá se entrevisto Laurent Kabila, los africanos tenían varias propuestas a partir de la experiencia del lugar, el Ché las hizo a un lado con no mucha cortesía (por si decir con la completa arrogancia de un militante religiosamente ideologizado). Lo mismo hizo al despreciar las sugerencias de los movimientos políticos campesinos de Bolivia, claro es que él tenía la razón porque era la "vanguardia de los intelectuales" del partido y esas ridiculeces teóricas del marxismo.

    El Ché asesinaba homosexuales casi por deporte (recordarán aquí que en la por algunos amada dictadura de Cuba, la homosexualidad era legalmente "crimen social")

    El Ché pidió el paredón para su propio compañero de armas, Huber Matos, cuando este quería oponerse a la -en ese tiempo una posibilidad- dictadura comunista (y en esto al menos no se equivocaba, qué persona con espíritu libertario o al menos democrático no se hubiera opuesto a las pretensiones de Castro). Y probablemente también mentalizó el aparente atentado con Camilo Cienfuegos. El perfil de fanático ideológico coincide mucho con la última sospecha, todos los demás son hechos confirmados.

    Saludos anti-estatistas y anti-marxistas-leninistas

  • JUANMA74
    #16 Vota Vota

    -1 i JUANMA74 27-10-2010 11:13

    ¿Cuándo se muestra crítico Guevara con Stalin? En todo caso, con quien no acaba de coincidir es con Kruchev, el desestalinizador. Muestra en cambio simpatía por Mao. El relativo desencanto del Che Guevara por la versión rusa del marxismo-leninismo fue-- no porque la considerase demasiado despótica y brutal-- sino porque le parecía demasiado blanda. Al Che le toca vivir en los años en los que, por un lado, Kruchev procuraba desestalinizar--relativamente-- la Unión Soviética denunciando lo despótico y brutal que era Stalin, y proponiendo una limitada suavización del régimen. Y por otro en los que China, bajo el impulso del despótico y brutal Mao, empieza a apartarse del modelo moscovita para ensayar una nueva revolución dentro de la revolución, "la Gran Revolución Cultural del Proletariado". Frente al burocratismo y el estancamiento en el que ha caído el modelo ruso, Mao representa, en esos años, el llamamiento a la parte más salvaje, violenta e intransigente del leninismo.

    Sirva como ejemplo recordar las muy moderadas pautas y la línea en general desconfiada de los partidos comunistas prosoviéticos durante las revueltas del 68 en Europa y América. En contraste con la efervescencia de los grupos maoístas. Parece como si los comunistas rusos se hubiesen aburguesado, parece como si los comunistas rusos tuviesen miedo de la revolución.

    Dado el temperamento vehemente, apasionado, del Che es natural que se sintiese más atraído por lo que en aquellos momentos era el marxismo-leninismo en su versión china, que por lo que en aquellos momentos era el marxismo-leninismo en su versión rusa. Sin embargo, era el único pro-chino de la revolución cubana. Y cuando ve que Cuba empieza a caer en el burocratismo prosoviético, su espíritu quijotesco empieza a sentirse incómodo y empieza a soñar con otra revolución. Raúl Castro ya de antes de lo de la Sierra Maestra era comunista prosoviético. Mientras que Fidel al principio de su actividad política sólo hablaba de democracia y justicia, invocando a Martí y a Lincohn como modelos, nunca a Lenin. Pero al llegar al poder se dan cuenta que les falta formación económica para llevar adelante un país y pienso que por ello llaman a los comunistas cubanos, que en un principio catalogaban a la insurrección castrista como pequeño-burguesa. Quieren acabar con la pobreza en Cuba y les gustaría crear un camino cubano al socialismo. Pero en el juego internacional son unas fichas pequeñas y se dan cuenta que para sobrevivir necesitan un aliado más fuerte que los proteja y hasta cierto punto los guíe. No iban a escoger a USA, protectora de Batista, su archienemigo, contra el que se habían rebelado. Y también protectora de todos los regímenes corruptos y liberticidas de latinoamérica. En su lugar escogen a la URSS, que desde entonces sostiene económicamente la economía cubana, que sin esa ayuda hubiese quebrado sin remedio. Para los rusos, el Che yo pienso que les ofrecía una imagen demasiado "aventurerista" de "infantilismo izquierdista". Por eso es comprensible que el partido comunista prosoviético de Bolivia rehusase participar en la iniciativa guerrillera de Guevara. Curiosamente eran maoístas los pocos bolivianos que aceptan unirse a él entonces en la guerrilla.

  • JUANMA74
    #17 Vota Vota

    -1 i JUANMA74 27-10-2010 11:26

    El Che Guevara, tras la revolución cubana, visitó tanto la URSS de Kruchev como la China de Mao.

    Cuando llegó a la URSS (1960) insistió en hacer una ofrenda floral en la tumba de Stalin, a pesar de los consejos en contra que allí recibió. Eso cuatro años después de que Kruchev hubiese revelado los "crímenes" de Stalin y enchegado una campaña de "desestalinización" del régimen. Los rusos, en ese momento, le hacen un recibimiento muy honorífico , pero se muestran remisos a hacerle concesiones en el aspecto práctico, como por ejemplo la compra de un importante lote de la producción azucarera cubana, cuestión que era vital para las supervivencia de la revolución. El Che quedó muy dolido por ello, a pesar de haber conseguido un acuerdo de amistad cubano-soviético.

    Luego visitó la China comunista se entrevistó con Chu En Lai y con Mao. Allí sí que logra colocar la compra por los chinos del azucar cubano, lo que constituye un gran alivio para él.

    Parece que le quedó mejor recuerdo de su estancia allí y de lo que vió que en Rusia. Parece ser que a la vuelta dijo a su esposa que tenían que volver juntos a la China maoísta (aunque no lo llegó a cumplir).

    El Che es un personaje fascinante para mí. Y aunque no esté de acuerdo con su gran parte de su ideología, siempre me ha impresionado su entrega apasionada, aún a costa de su vida, a la causa del socialismo internacionalista y de la justicia social, entendidas a su manera, claro.

    A mi, Guevara también me parece que peca del "dogmatismo intransigente" que achaca a Stalin, aunque considero que el primero tenía unos valores muy superiores al segundo. Me llama especialmente la atención que a veces hablase de que era necesaria "la injusticia al servicio la futura justicia", justificando lo que a mi me parecen algunos excesos represivos de la revolución cubana, en los que participó activamente. En eso no estoy de acuerdo con él.

No se admiten más comentarios en esta noticia