Público
Público

Antonio Banderas: "No hemos tratado de hacer una glorificación de Picasso"

National Geographic estrena, a partir de las 22:00 horas, la segunda temporada de ‘Genius’, centrada en la vida y obra de Picasso y con Antonio Banderas en el papel del autor del 'Gernica' en su edad madura.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Antonio Banderas, en la serie 'Genius' sobre Pablo Picasso.

Pablo Ruiz Picasso recoge el testigo de Albert Einstein en Genius, primera serie de ficción de National Geographic que hoy estrena su segunda temporada con él como protagonista de 10 episodios en los que se profundizará en la vida de uno de los artistas más reconocidos mundialmente sin eludir ni sus luces ni sus sombras.

Porque hubo mucho de ambas en su larga trayectoria como pintor, padre, amante y esposo. “No hemos tratado de hacer una glorificación de Picasso. Vemos a un ser humano con claroscuros”, explica Antonio Banderas, quien se mete en la piel del Picasso más maduro, al que da vida desde los 45 años hasta su muerte. Las versiones más jóvenes corre a cargo de Alessio Scalzotto y Alex Rich.

El salto de Genius de Einstein a Picasso requirió un nada fácil proceso de selección de los posibles candidatos, que se iban descartando siguiendo unos criterios preestablecidos que dan una idea de la dificultad que entraña elegir un personaje para una serie como esta, como recuerda Ken Biller. “Hay mucha gente famosa, pero no tantos genios”, analiza el producto de la ficción de National Geographic.

“Era muy importante para mí, y mis compañeros estuvieron de acuerdo, que si hacíamos una segunda temporada no fuera sobre otro científico, porque le estaríamos diciendo a la audiencia que es una serie de científicos y no genios”.Y así, descartando según el criterio de la genialidad, de la materia en el que lo fueron y otros aspectos como que el elegido debía tener una vida larga e interesante que contar llegaron al pintor malagueño. Después de todo, los genios escasean. “Está Einstein, está Da Vinci y está Picasso”, enumera el showrunner.

El autor de Chica frente al espejo comenzó a una edad muy temprana a pintar y continuó haciéndolo hasta que falleció con 91 años. Atrás dejó miles de obras de estilos diversos y con una evolución como pocos han logrado. Comprometido con su obra, intenso, tremendamente emocional y volátil, el pincel era para él un instrumento a través del cual canalizar la pasión y el tormento con los que convivía a diario y que plasmaba en el lienzo al igual que en su turbulenta vida personal. Matrimonios fallidos que acabaron saltando por los aires, amantes, musas… “Lo de Picasso es muy espectacular, muy emocionante. Cuando empiezas a comprender lo que hay detrás de cada cuadro, el dolor que conlleva. Y sí, se le ha criticado. Muchos criticarán a Picasso, por cómo trataba a las mujeres. Pero es que era la gasolina de este hombre, no podía vivir de otra manera y todo eso lo reciclaba”, argumenta un Banderas que añade que “hay que tener mucho cuidado con las cosas que se leen, porque a veces hay agendas detrás de lo que se escribe”. Lo dice tras entablar cierta relación con una rama de la familia Picasso y por el cariño con el que su hija Maya, por ejemplo, habla de él.

El objetivo de Genius: Picasso, como lo fue el de la primera temporada con Einstein, no es glorificar al personaje sino contar, en base a toda la documentación existente sobre él y todos los testimonios recopilados, cómo era ser él. “No hemos tratado de hacer una glorificación de Picasso. Vemos a un ser humano con claroscuros, con momentos muy brillantes y con momentos muy oscuros en su vida personal y en la relación con sus mujeres y con sus hijos. Se dan relaciones de mucho amor y de mucho desamor. Odio creo que no. Creo que tampoco existe el abuso”, analiza Banderas adelantando en cierta medida lo que se podrá ver en la serie. Para el actor malagueño, su paisano era “un hombre que quiere abarcarlo todo y que en un momento determinado no puede con ello. Es muy famoso, muy rico, muy respetado y todo eso ocurre muy pronto en su vida. Es un hombre que decide no matar al niño que lleva dentro. Conserva la curiosidad del niño hasta el final. Al mismo tiempo, también esa honestidad que cuando se tiene con siete años es muy divertida y muy bonita, pero a los 64 es muy duro. Eso produce daños colaterales”.

Antonio Banderas, en la serie 'Genius' sobre Pablo Picasso.

Sobre el comentario de que por fin logra el papel que lleva años queriendo interpretar, asegura que en realidad esa afirmación es más algo externo a él que propio y que antes de este ya había rechazado otros Picasso porque no se sentía preparado. Hasta que llegó la oferta de Ron Howard, productor de Genius. Cuando Banderas habla de Picasso no puede contener la emoción y la pasión que siente hacia el personaje, con el que comparte algunos aspectos de su biografía como su origen, su salida fuera de España en busca de un futuro artístico prometedor… Se mete en su piel y en su cabeza, intentando adivinar qué pensaría Picasso sobre este o aquel asunto. Se trata de “interpretar, porque sabemos lo que dijo, lo que hizo… pero no el porqué”.

Un Picasso que no pinta

Cuenta Banderas que el rodaje no fue sencillo. Muchas horas de maquillaje, muchas secuencias por día y tener que lidiar con el Picasso Estate, que vela por el legado del autor y que no permitió que en la serie se viese al personaje pintar directamente. Algo que llama sumamente la atención viendo el primer episodio y que el malagueño explica a los periodistas. “El Picasso Estate es muy duro. A mí, por ejemplo, no me puedes ver pintando el cuadro, ni a mí ni a nadie. Me puedes ver pintando desde atrás. Me ves a mí, se ve el pincel y luego el cuadro ya está terminado. Eso sí. Pero no me puedes ver en el hecho de pintar”. Una prohibición que complicó el rodaje sobre todo en la parte de creación del Gernica, a la que el artista dedicó 33 días de trabajo continuo, de retoques, modificaciones… mientras su entonces amante, la fotógrafa Dora Maar (Samantha Colley), lo capturaba todo a través del objetivo de su cámara.

Después de proyectos rechazados y del fallido intento de Carlos Saura, Banderas se mete por fin en la piel de Picasso pero, como él mismo reconoce, se le ha quedado una espina clavada una vez acabada la serie. “Haber hecho esto en castellano, porque yo lo habría hecho en andaluz, habría hablado como hablaba Pablo, con la zeta y con acento de Málaga”, como Picasso, quien, como le contó una de sus hijas, Paloma, hace muchos años al actor, nunca perdió su acento malagueño. Pese a no rodarse en español -tratándose de una producción internacional no parecía la opción más recomendable para su distribución-, Banderas siempre fue la primera opción, como reconoce Biller, quien aclara que cuando pensaron en él ni siquiera sabían que era malagueño o de su fascinación por el personaje.

Aunque distintas, la Genius de Einstein y la de Picasso comparten algo más que título, equipo e, incluso, algunos actores. En esta segunda temporada, y como puede comprobarse en el primer episodio mostrado a los periodistas antes de las entrevistas, se recurre de nuevo a la técnica de entremezclar distintas líneas temporales para abarcar la extensa vida de su protagonista y la complejidad de la misma. Biller plantea la siguiente pregunta: ¿Cómo creas misterio y tensión al abordar la carrera de un personaje tan conocido como Picasso? De haberlo hecho de manera lineal, no había habido sorpresas, todo iría según lo esperado, “no tendría drama o tensión”.

Si, por en contrario, opones momentos diferentes de su biografía y cómo va de un lado a otro “podemos contar una historia más profunda”. Y eso es lo que se puede ver en Genius. A un Picasso niño que da sus primeras pinceladas alentado y apadrinado por su tío, al que interpreta Jordi Mollà. Y al mismo tiempo, al Picasso que empieza a establecer sus primeras relaciones de amistad con otros artistas de la época y al que se enfrenta al reto de pintar una de sus grandes obras, el Gernica. Distintos momentos que se entrelazan intentando abarcar una temática en cada episodio, explicar cómo llegó a un punto desde otro, qué le empujó o motivó a hacer lo que hizo en cada momento.

La tercera temporada de ‘Genius’, para Mary Shelley

Con la tercera temporada confirmada era inevitable preguntar al showrunner sobre quién sería su protagonista. Sin querer mojarse demasiado porque aún no estaba confirmado, sí dio algunas pistas, como que sería una mujer, pero no Marie Curie, que es la primera que viene a la cabeza por su relevancia histórica. La elección, Mary Shelley, ha sido confirmada solo unos días antes del estreno de Picasso. Con una vida personal tormentosa plagada de desgracias, la creadora de Frankenstein se dibuja como una candidata perfecta para recoger el testigo de dos grandes genios como el padre de la teoría de la relatividad y el pintor del Gernica. Los responsables de la serie tenían claro que tocaba una mujer, pero sobre la mesa no tenían muchas opciones.

¿Virginia Wolfe? Se suicidó con 30 años y hay que “rellenar 10 horas de televisión”, descartaba Biller durante la entrevista. Además, profundizó en el problema que plantea la elección de una mujer por la falta de candidatas debido al ninguneo al que la sociedad y la historia les han sometido constantemente. “Si no hay más mujeres brillantes en la historia es porque la historia no reconoce a las mujeres de la misma manera que a los hombres”. Una injusticia que han intentado mitigar en Genius en sus primeras entregas dando voz y presencia a las mujeres que rodearon la vida tanto de Einstein como Picasso. “¿Cómo puedes saber de Einstein y no saber de Maleva?”, se lamenta el showrunner. Por eso contaron su historia en la primera temporada, la de Maleva, primera esposa del Premio Nobel. “Y lo mismo con las mujeres alrededor de Picasso”, adelantaba sobre la segunda que se estrena este jueves en National Geographic.