Público
Público

Francia exime del canon digital a las empresas

Cumple así el dictamen de la UE sobre el 'caso Padawan'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sentencia del caso Padawan comienza a tener sus efectos, pero, curiosamente, no en España. El Consejo de Estado de Francia ha eximido a las empresas y profesionales del pago del canon por copia privada sobre unidades de almacenamiento y grabación. Francia acata, de esta forma, el dictamen que estableció en octubre de 2010 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que declaró ilegal cobrar el canon digital a empresas y administraciones públicas.

Esta sentencia respondía a una consulta de la Audiencia de Barcelona, que absolvió a la tienda de informática Padawan de pagar el canon digital el pasado mes de marzo. Pese a ser el país del que partió la consulta, en España no se ha variado la legislación sobre la polémica tasa.

En un plazo de seis meses, las compañías francesas y los profesionales que acrediten que los productos que adquieren son para copias de materiales propios no tendrán que pagar el impuesto. La decisión del Consejo de Estado de Francia no tiene carácter retroactivo, por lo que no se devolverán las tasas ya cobradas.

El pasado octubre, la justicia europea entendió que obligar a las empresas e instituciones a pagar el impuesto no es legal, ya que no usan los dispositivos para realizar copias privadas de obras protegidas por derechos de autor, sino para manejar sus propios contenidos.

Las compañías y profesionales tendrán que acreditar en el momento de la compra que el dispositivo o soporte tendrá como fin la copia o almacenamiento de contenidos propios, según establece el Consejo de Estado francés en su web.

La decisión del organismo francés permitirá a las empre-sas ahorrarse el impuesto, pero podría provocar que los usuarios particulares tengan que pagar más por los dispositivos. El Consejo de Estado revisará las tarifas de canon que se aplican a cada dispositivo con el fin de mantener las compensaciones por copia privada, por lo que los usuarios particulares podrían terminar siendo finalmente los perjudicados.

El carácter recaudatorio indiscriminado del canon digital ha sido fuente de críticas desde su implantación en 2008. La justicia lo ha puesto contra las cuerdas en dos ocasiones. Además de la sentencia del caso Padawan, la Audiencia Nacional lo declaró nulo a finales del pasado mes de marzo, ya que el Gobierno no cumplió los trámites establecidos a la hora de aprobarlo (no hubo una memoria económica y no recibió el visto bueno del Consejo de Estado).

Pese a estos varapalos judiciales, el canon digital sigue vigente en España, a la espera de una reforma.