Publicado: 11.12.2013 07:59 |Actualizado: 11.12.2013 07:59

Incidentes de altos vuelos

El cantante de Reincidentes, Antonio Canales, Pitingo, Melendi, Ramón Calderón, Depardieu, Hevia, todos ellos han vivido malas experiencias en aeropuertos o aviones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como si de una broma macabra se tratase, el grupo Reincidentes ha revivido su peor pesadilla con la detención de su cantante Fernando Madina. Tras más de 72 horas detenido e incomunicado en el Turner Guilford Knight Correctional Center, el juez ha sobreseído la causa y ha dejado a Madina en libertad sin cargos, pero el susto aún permanece en su cuerpo y en el de sus familiares.

La Policía le acusa de enfrentarse a los trabajadores de American Airlines en estado ebrio. Por este motivo, argumentan, fue arrestado. La policía detectó "un fuerte olor a alcohol en su aliento y el gerente de la compañía les comunicó que le habían denegado previamente subir al avión por la intoxicación", según explica el informe policial.

Todo empezó como una especie de broma. El resto del grupo debió pensar que le había tocado el turno a su cantante, como dos años antes le sucedió al guitarrista de la banda, Juan Barea, cuando en el mismo aeropuerto le confundieron con un narcotraficante colombiano en busca y captura. Un suceso que inspiró precisamente una de las canciones del grupo titulada Conexión en Miami, en la que la banda se despachó a gusto con lo sucedido. En aquella ocasión el susto sólo duró un par de horas. A Madina, desafortunadamente, le costó tres días de incomunicación. No obstante, no es el único artista que ha tenido sus más o sus menos con las autoridades estadounidenses.

El bailaor Antonio Canales pasó su trago más amargo en Estados Unidos en el año 2000. Volvía de México DF dirección Venecia con escala en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy de Nueva York. Lo que pretendía ser un viaje sin incidentes se convirtió en una pesadilla. El sevillano fue detenido por no llevar el visado. Según él mismo describió a su regreso a España pasó una hora esposado y fue vejado por una policía que le pegó una bofetada y una patada. El resto de la noche lo pasaría en un calabazo con grilletes en las piernas junto a otros detenidos. "Fue como una película de miedo", explicaba el bailaor.

Otro flamenco que tuvo sus más y sus menos con las autoridades estadounidenses fue el cantaor Pitingo, que fue confundido con un terrorista. El cantante fue a la embajada de EEUU en Madrid para recoger su visado. Pretendía viajar al país norteamericano para realizar un concierto en Manhattan con el cartel de 'entradas agotadas', pero no puedo viajar porque su nombre (Antonio Manuel Álvarez Vélez) coincidía con el de un sospechoso sobre el que pesaba una orden de busca y captura.

Exactamente lo mismo le ocurrió a Mónica Naranjo, que unos meses antes tuvo que cancelar un concierto en Nueva York porque su pianista fue incluido en la misma lista negra que el cantaor, confeccionada por el Centro de Monitorización de Terroristas.

Otro personaje público que fue confundido con un narcotraficante fue Ramón Calderón, cuando en 2007 aún era presidente del Real Madrid. Calderón fue detenido en el mismo aeropuerto donde siete años antes sufriera Canales su duro encuentro con la policía, en el JFK. El personal de aduana se percató del error y de la trágica coincidencia y fue puesto en libertad sin necesidad de mediación vía España.

Las historias turbias protagonizadas por personajes públicos no se limitan a las terminales de aeropuertos o embajadas. Uno de los incidentes más sonados fue el de Melendi, que sucedió en pleno vuelo.  El cantante fue detenido por alterar el orden público en un avión que salió de Madrid con destino México. Un vuelo en el que, paradojas de la vida, viajaba Ramón Calderón para entrevistarse con el presidente mexicano. El comandante del aparato decidió dar media vuelta y regresar a Madrid "ante la imposibilidad de garantizar la seguridad". El motivo fue el estado de embriaguez de Melendi y su actitud "agresiva y violenta". Un episodio del que posteriormente el asturiano se mostró arrepentido.

La actitud violenta de Melendi supuso un precedente para otros dos artistas. El actor francés Gérard Depardieu se orinó borracho en un pasillo de un avión, un incidente que ocasionó un retraso de dos horas en el vuelo París-Dublín. Dos semanas antes otro asturiano, el músico José Ángel Hevia fue denunciado por el piloto de un avión por alterar el orden en un vuelo entre Nápoles y Madrid de la compañía Air Nostrum. Una incidente que se suma a una larga lista: Diego 'El Cigala' fue condenado en 2004 por amenazar a una azafata en un vuelo, a la que tuvo que indemnizar con 4.000 euros. Peter Buck, guitarrista de REM, Pete Doherty o Amy Winehouse fueron otros de los famosos que serán recordados por protagonizar incidentes de altos vuelos.