Público
Público

Harrison Ford La pregunta que ha hecho llorar a Harrison Ford

El veterano actor se conmueve al sentirse "útil, como si formara parte de algo importante". Acompañado de Ryan Golsing y Ana de Armas, presentó en Madrid 'Blade Runner 2049', una película que no se ha permitido ver a la prensa.

Publicidad
Media: 4.15
Votos: 13
Comentarios:

Harrison Ford en 'Blade Runner'

El momento en que Harrison Ford no pudo reprimir las lágrimas en medio de un encuentro con un grupo de periodistas desde luego, no se perderá "como lágrimas en la lluvia". No voy a olvidar los ojos de este veterano actor, un hombre admirable por el talento que tiene para el dificilísimo género del cine de aventuras, llorando, emocionado hasta el extremo de no poder seguir hablando. El legendario Rick Deckard de Blade Runner, el replicante que no sabía que lo era hasta que Ridley Scott mostró la 'versión del director', el Rick Deckard avejentado ahora de Blade Runner 2049, es conmovedor también detrás de las cámaras.

La 'major' distribuidora de la película, Sony Pictures, en una, cuánto menos sospechosa, estrategia de promoción, se ha negado a enseñar a la prensa Blade Runner 2049, una de las películas más esperadas de los últimos años. Pero en esa oscura maniobra, sí ha facilitado el encuentro de los periodistas con los protagonistas Harrison Ford y Ryan Gosling.

- Como no hemos visto la película y ustedes tampoco van a contestar a nada concreto sobre ella, me voy a aventurar a preguntarles si para ustedes es importante participar en un proyecto en el que, desde el género y el mejor cine, se habla de racismo, de clasismo, del daño que hacemos al planeta… donde se puede ver a los replicantes como los refugiados del mundo de hoy… ¿Usted cree que desde el cine se puede concienciar para conseguir que nuestro futuro no sea tan negro como el que pinta Blade Runner?

- La respuesta es sí.

Harrison Ford se queda callado. Una lágrima. El actor no deja de mirarme mientras llora. Intenta hablar y no puede. Se levanta y sale de la habitación. Ryan Gosling rompe el silencio que se ha hecho, pide disculpas y sale detrás de él.

-¿He hecho algo?

Nadie me contesta. No, hasta que ambos actores regresan.

-Harrison Ford: Me ha conmovido. Todo eso que ha dicho justifica mi existencia, me hace sentir útil, como si formara parte de algo importante.
-Ryan Gosling: Acabas de hacer que me sienta poco importante.

Sonrisas, por fin.

-Harrison Ford: Dar importancia a todas esas cosas no solo es un ejercicio necesario para la cultura, es un ejercicio necesario para mí. Sentir que estás conectando con algo importante. Y es un ejercicio emocional también para la gente que ve la película. En este contexto, siento como un honor formar parte de este trabajo, siento que tengo la oportunidad de estar vivo y de contribuir a algo. Es un honor, y en el cine que es una empresa que casi siempre se mide por dinero y por lo comercial, da cierto grado de nobleza a este trabajo.

Cualquiera de los compañeros presentes hubiera hecho la misma o parecida pregunta y Harrison Ford hubiera reaccionado igual. Simplemente, era mi turno. Así que fue a mí a quien tocó mirar a los ojos de un hombre de 74 años, conmovido, llorando. Todas las preguntas que nos habíamos hecho los periodistas antes del encuentro con Ford, Gosling y Ana de Armas sobre la utilidad o lo contrario de entrevistar a alguien por una película que no hemos visto, se respondieron al menos para mí. No me cabe duda de que toda la emoción que Harrison Ford transmitió en este encuentro de prensa la conseguirá también en Blade Runner 2049, aunque, desgraciadamente, poco más puedo decir del gran reto al que se enfrenta el cineasta canadiense Denis Villeneuve.

¿Es Blade Runner 2049 una continuación de la película estrenada o de la 'versión del director'? ¿Es Rick Deckart el blade runner de la primera o el replicante de la segunda? No se sabe. Las pocas certezas que existen hoy se sostienen en unos escasos minutos de metraje ofrecidos por la distribuidora, entre los que hay declaraciones del director y los actores protagonistas.

La distribuidora de la película, Sony Pictures, se ha negado a enseñar a la prensa Blade Runner 2049, una de las películas más esperadas de los últimos años

"Sentí una gran responsabilidad porque Ridley Scott vería la película". Es Villeneuve y se refiere a la película de la que Ridley Scott es productor ejecutivo. Pero ¿cómo no iba a verla? Poco más que desvelar. Excepto tal vez que en 2049 se seguirán utilizando cocinas de gas -uno de los personajes del filme se prepara algo en una de ellas-, que la chaqueta que lleva Ryan Gosling es fantástica, que hay escenas bastante violentas, que en ese futuro del año 2049 seguirá habiendo prostitutas y que las replicantes mujeres nacen desnudas (de los replicantes hombres aún no se han visto imágenes). Ah, y que Rick Deckart bebe whisky Black Lavel, del que tiene muchas reservas.

Si los blade runner son mejores o peores, si el fabricante de estos, Niander Wallace (Jared Leto), tiene buenas o malas intenciones, si ser humano es un privilegio exclusivo de las personas o lo es también de los replicantes, si habrá o no rebelión de los replicantes… son incógnitas.

-Si hubiera algo por los que rebelarse hoy, ¿qué sería?
-Harrison Ford: Hay que rebelarse contra lo de siempre, contra la manía que tiene el mercado de dividirnos, contra el maltrato al medio ambiente… contra toda la mierda.