Público
Público

Abramovich sale de caza

El propietario del equipo londinense se reunió en secreto en Barcelona con el representante de Ronaldinho en una reunión en que hablaron de números

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Roman Abramovich, propietario del Chelsea, ha realizado el primer movimiento de una batida que se prevé ardua. Hace unos días estuvo en Barcelona, donde le esperaba un anfitrión que deja pocas dudas sobre sus intenciones: Roberto de Assis, hermano y representante de Ronaldinho.

Ambos comieron en un restaurante donde hablaron, de forma clara y directa, de la obsesión del magnate ruso: el fichaje del 10 barcelonista. Durante la comida se habló de cifras y quedó patente la receptividad de Roberto de Assis.

El encuentro se celebró el 1 de febrero, recién cerrado el mercado de invierno. Abramovich diseña su sexto proyecto deportivo, que arranca en julio y que apunta a Ronaldinho como eje central.

A ‘Ronnie' le atrae Londres

A pesar de que Ronaldinho tiene contrato con el Barça hasta 2010 y reiteradamente ha anunciado su intención de acabar su carrera en el club azulgrana, Público ya anunció en noviembre que el jugador había confesado a su entorno más cercano que esta sería su última temporada.

El futbolista, que está viviendo su peor racha, tomó la decisión de marcharse para asumir nuevos retos y romper con la presión a la que está sometido en Barcelona.

Abramovich sabe que le espera una dura negociación con el Barça, pero primero quería tener el visto bueno de un jugador que ve terminado su ciclo azulgrana. La debilidad del propietario ruso por Ronaldinho viene de lejos. De la primera vez que le vio jugar en directo, el 21 de marzo de 2004 en el Camp Nou.

Aquel día, en plena remontada liguera, el Barça se atascó ante la Real Sociedad. En el minuto 89, y cuando el empate parecía inevitable, el árbitro señaló una falta a favor del equipo local. Ronaldinho lanzó una parábola perfecta y el Camp Nou estalló. Ocurrió que era el cumpleaños del brasileño, así que 62.000 aficionados le cantaron el 'cumpleaños feliz'. Abramovich, sentado en el palco, comprendió que a su Chelsea le faltaba un mago.

El pasado noviembre, personas muy próximas al astro brasileño le veían fuera del club azulgrana en el mercado de invierno. Las fuentes consultadas eran claras: 'Él es muy impulsivo y se moverá por sus sentimientos del momento. Pero si no es en enero, será seguro en junio'. La operación, según parece, esperará hasta final de temporada. El delantero ya había jugado en Liga de Campeones con el Barça, así que no podría haberlo hecho lo propio con el Chelsea. En julio, el único escollo será el acuerdo con la directiva catalana.

Etoo por Drogba

Durante su fugaz visita, el ruso dejó caer un segundo nombre: Etoo. Abramovich simplemente se interesó por la situación del camerunés, al que sigue de cerca. El Chelsea cuenta con una amplia nómina de delanteros, pero su nivel ha decrecido en los tres últimos años: cuando los londinenses eliminaron al Barça en 2005 contaban en su ataque con Drogba, Duff, Robben, Joe Cole, Gudjohnsen y Kezman. Este se fue al Atlético y le reemplazó Crespo, además de incorporar a Wright-Phillips. Un año después llegaron Shevchenko y Kalou, y se fueron Gudjohnsen, Crespo y Duff.

En 2008, los recién incorporados Pizarro y Malouda no han rendido como se esperaba, Drogba ha estado lesionado y quiere irse a final de temporada, Kalou y Wright-Phillips no son estrellas y Shevchenko sigue en declive. La situación es tal que ha tenido que fichar a Anelka en el mercado de invierno. Etoo es el atacante de lujo que le falta.