Publicado: 02.04.2014 16:16 |Actualizado: 02.04.2014 16:16

El Barcelona, castigado sin poder fichar hasta junio de 2015

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:

La Comisión Disciplinaria de la FIFA ha sancionado al FC Barcelona y a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por infracciones relacionadas con el traspaso y la inscripción de jugadores menores de 18 años, castigando al club azulgrana con la prohibición de realizar traspasos tanto nacionales como internacionales durante los dos próximos mercados de fichajes, hasta junio de 2015, y una multa de 450.000 francos suizos (370.000 euros).

"Se constató que la RFEF y el FC Barcelona habían violado varias disposiciones relativas al traspaso y la primera inscripción de menores de nacionalidad extranjera en el club, así como otras normas relativas a la inscripción y participación de ciertos jugadores en competiciones nacionales. Las investigaciones versaron sobre varios menores inscritos en el club que participaron en torneos con el equipo durante varias temporadas entre 2009 y 2013", anunció la FIFA a través de un comunicado.

Según recuerda el organismo, el artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores establece que los traspasos internacionales de jugadores solo se permiten cuando el jugador tiene más de 18 años, aunque establece tres supuestos que a tenor de la interpretación de la FIFA el Barça no ha cumplido. Estos tres supuestos son: que los padres cambien de domicilio, que el traspaso se dé en la Unión Europea para jugadores de entre 16 y 18 años y que el jugador viva a menos de 50 kilómetros de la frontera.

En total, la FIFA ha sancionado a Barcelona por la ilegalidad de contratar a diez jugadores menores de 16 años extranjeros. A finales de febrero del año pasado, la Federación Catalana de Fútbol, a instancias de la FIFA, prohibió la alineación de la joven promesa Lee Seung Woo, un joven coreano del cadete B, según el organismo por "incumplir su fichaje el artículo 19 del 'Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de los jugadores'".

No obstante, tras otra denuncia, la FIFA amplió el veto a cinco jugadores más, que se veían afectados por el mismo hecho, dos coreanos más (Paik Seung-Ho y Jang Gyeolhee), un francés (Theo Chandri), otro holandés (Bobby Adekanye) y un camerunés (Patrice Sousia), todos ellos contratados en el mandato de Sandro Rosell. Además, el veto a jugadores de categoría infantil y cadete extracomunitarios o comunitarios se extendió a cuatro jugadores cameruneses que habían recalado en el Barça en la época de Joan Laporta procedentes de la fundación de Samuel Eto'o.

La Comisión Disciplinaria ha recalcado que la protección de menores de edad en el ámbito de los fichajes internacionales es "una cuestión de trascendencia social y legal que afecta a todas las partes interesadas del fútbol".

"Por encima de todo, la comisión subrayó que, si bien en casos concretos un fichaje internacional puede impulsar la carrera deportiva de un futbolista joven, es muy probable que esta práctica perjudique al menor. Sobre la base de este análisis, la comisión decidió que el interés de velar por el desarrollo apropiado y saludable de un menor en todos los aspectos de su vida prevalece sobre los intereses meramente deportivos", apuntó la FIFA.

El organismo recalcó que se toma "muy en serio la protección de los menores en el fútbol", cuestión que representa "uno de los pilares incluidos en el acuerdo entre la FIFA, la UEFA y la Comisión Europea en 2001".

"La Comisión Disciplinaria es consciente de que, sin los controles adecuados, los futbolistas jóvenes pueden ser vulnerables a explotación y abusos en un país extranjero. Por este motivo, los órganos rectores del deporte y, en especial, la FIFA, consideran aún más importante la protección de los menores en el fútbol", detalló.

De esta forma, la Comisión Disciplinaria dice haber "constatado que el FC Barcelona infringió el artículo 19 del reglamento con diez futbolistas menores de edad y cometió otras violaciones respecto a otros jugadores". Estas actuaciones del club azulgrana constituyen "infracciones graves" que han provocado la doble sanción, así como la obligación de "regularizar la situación de todos los jugadores menores afectados" en un plazo de 90 días.

Por otra parte, la Comisión Disciplinaria ha determinado que "la RFEF también violó el artículo 19 y otras disposiciones relativas a la transferencia y primera inscripción de algunos menores". Por ello, ha decidido imponerle a la federación española una multa de 500.000 francos suizos (410.00 euros) y se le ha concedido un periodo de un año para que modifique su marco regulatorio y el sistema de traspasos de menores vigente.