Público
Público

Casey Stoner sigue su paseo

El australiano consigue la victoria después de un fin de semana perfecto; Lorenzo, fuera del podio, se aleja de la pelea por el título

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Mundial de MotoGP repite guión desde hace algunas semanas. Desde aquel adelantamiento por fuera de Casey Stoner a Jorge Lorenzo en la entrada del sacacorchos de Laguna Seca, el campeonato se ha situado en un plácido valle en el que el australiano es amo y señor de los mejores tiempos, las poles y los triunfos. En aquella pasada californiana los biorritmos cambiaron. Todo marcha rodado en su box; el piloto marida con la máquina. Resumido en una frase, el paisaje se resumiría en que Honda dispone y Casey Stoner. Y eso que Indianápolis no era su circuito, que jamás había subido al podio. Empieza a acumular unos números que le hacen candidato al olimpo de las dos ruedas: 30 victorias y 54 podios en MotoGP.

Quedan 150 puntos para cerrar el telón, seis grandes premios, 44 separan al aspirante del vigente campeón. 'Cada vez las distancias son más grandes, pero mientras haya opciones, hay que confiar en uno mismo', decía el balear forzando la sonrisa ya en su box. Es la segunda carrera consecutiva que queda apartado del podio.

A falta de seis carreras, la distancia con el australiano sube a 44 puntos

Las matemáticas son tozudas, pero lo que no engaña es la diferencia sideral que ahora mismo existe entre Honda y Yamaha. El de Honda planta su box en el circuito que sea y a correr. No hay mucho más de lo que preocuparse. Sin embargo, para Lorenzo todo es un volver a empezar. Un viaje a ciegas en busca de una configuración de la moto que provoque el milagro. Cuando los neumáticos funcionan, la moto no ofrece la máxima velocidad. Si logra esos kilómetros de más, entonces las gomas se hacen trizas. Incluso ha llegado a probar un nuevo corazón para su máquina. Ni siquiera eso funciona. El nuevo motor apenas se diferencia del que descansa en el taller. 'El neumático delantero estaba destrozado desde de la cuarta vueltas. Los del resto del piloto han aguantado, pero el mío no. No lo entendemos. Le hemos dado mil vueltas a la moto sin que hayamos encontrado la solución', comentó.

El problema no es sólo lo bien que corre el rival. Ben Spies, su compañero en Yamaha, no encuentra tantas nubes en el cielo. El supuesto aprendiz quedó por delante del maestro, lo que describe el crudo panorama que Lorenzo vive desde hace algunas semanas.

Pedrosa consiguió un segundo puesto después de su caída en Brno

Quizá lo peor de Stoner en toda la visita a Indianápolis fue la primera vuelta de la carrera. Los dos españoles le ganaron en el paso por la primera curva. Los frenos todavía sin temperatura le jugaron una mala pasada. Casi se estampa contra Pedrosa, lo que le hizo retroceder hasta la tercera posición. Superado el susto, todo fue coser y cantar para el australiano. Aunque el catalán monta la misma moto, tampoco parece que esté, ahora mismo, capacitado para buscarle las cosquillas a su compañero. Fue un segundo puesto muy plácido para el catalán. 'He ido sólo toda la carrera. No podía alcanzarle, siempre me sacaba dos o tres décimas por vuelta. Estoy contento con mi ritmo de carrera después de la caída de Brno', dijo el de Honda.

Alejado de esta primera plana de MotoGP continúa Valentino Rossi. El italiano sigue mudo esta temporada. Intentó una configuración distinta de neumáticos para relanzar sus opciones. Para lo único que le dio fue para ser décimo.