Publicado: 16.09.2016 12:04 |Actualizado: 16.09.2016 12:08

España camina hacia octavos tras remontar ante Azerbaiyán en el Mundial de fútbol sala

Los de José Venancio se repusieron del tanto inicial de Vassoura gracias a otros dos goles del mismo jugador en propia puerta. Fernandao y Miguelín completaron la victoria (4-2).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los jugadores de España celebran la anotación de un gol ante Azerbaiyán. /EFE

Los jugadores de España celebran la anotación de un gol ante Azerbaiyán. /EFE

MADRID.- La selección española de fútbol sala ya está clasificada para octavos de final en el Mundial de Colombia después de apuntarse otra sólida victoria ante Azerbaiyán (2-4), que empezó adelantándose gracias al talento de sus brasileños, pero que acabó rendida a la superioridad de su rival.

Vassoura, uno de los seis nacionalizados 'brasileiros' del combinado azerbaiyano, había avisado de su peligro con un 'hat-trick' en la primera jornada y, cumpliendo el presagio, se convirtió en el protagonista de la primera parte, aunque no de la manera que le hubiera gustado.



El exjugador del Zaragoza apenas tardó tres minutos en demostrar su calidad, lanzando un 'latigazo' seco que sorprendió a Juanjo, portero titular esta vez en detrimento de Paco Sedano. Los otros dos goles de la primera parte también llevaron su firma, aunque ambos en propia puerta para que España volteara el marcador.

Primero desvió a su portería un córner botado por Bebe y, al cuarto de hora de encuentro, le rebotó un balón rechazado por su portero Huseynli y no pudo hacer nada por evitar otro gol (1-2). Estas dos jugadas afortunadas premiaban el buen trabajo de España, que tuvo que emplearse a fondo para superar a un rival áspero.

En la segunda parte, el oportunismo de Fernandao, que debutaba en el Mundial tras superar sus problemas físicos, sirvió para poner la puntilla. El pivote puso el 1-3 remachando a la red una buena jugada ensayada tras un córner y España puso respirar algo más tranquila, ya que su rival acusó el golpe y empezó a notar el cansancio.

La sentencia definitiva llevó la firma de Miguelín, que sacó un gran remate cruzado para anotar el cuarto a falta de cuatro minutos. Quedó en anecdótico el gol en el último suspiro de Bolinha, cuando Azerbaiyán jugaba con portero-jugador y los pupilos de José Venancio López ya habían asegurado el triunfo.

Tras dos buenas actuaciones ante Irán y Azerbaiyán, España intentará rematar una fase de grupos inmaculada en la madrugada del domingo al lunes (1.00 hora española), esta vez en el Colisero Bicentenario de Bucaramanga. Su rival será Marruecos, que ha perdido los dos partidos y ha encajado cinco goles en cada uno.