Publicado: 14.04.2014 10:41 |Actualizado: 14.04.2014 10:41

Fallece un atleta tras finalizar el maratón de Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre de 42 años murió tras desmayarse en la línea de llegada del maratón de Londres celebrado el domingo, informaron hoy los organizadores. El hombre, cuya identidad no ha sido facilitada, recibió atención médica al terminar la carrera y fue llevado a un hospital cercano, donde falleció, añadió la fuente.

Un portavoz de Virgin Money, organizador del evento, dijo hoy que lamentan lo ocurrido y envían condolencias a la familia y los amigos del participante fallecido. "Nuestros pensamientos y profunda solidaridad están con ellos en este difícil momento", agregó la fuente.

Esta es la primera muerte en el maratón de Londres desde 2012, cuando la participante Claire Squires, de 32 años, procedente del condado de Leicestershire (norte de Inglaterra), murió poco antes de llegar a la línea final debido a un problema cardíaco. Squires participó en el evento de 2012 para recaudar destinados a la organización benéfica Samaritans, que ayuda a personas con profundas depresiones y que están al borde del suicidio.

Se estima que el domingo tomaron parte 36.000 personas en el maratón de Londres, desde atletas profesionales hasta personas que lo hacían con fines caritativos.

Wilson Kipsang, plusmarquista mundial de maratón (2h03:23), se impuso en el maratón de Londres batiendo con un tiempo de 2h04:29 -récord de la prueba británica- a su compatriota Stanley Biwott en un duelo keniano frente al palacio de Buckingham.

Dos años después de su primer triunfo en Londres, Kipsang, el único atleta que ha bajado dos veces de 2h04, batió con facilidad a Biwott en una carrera lanzada por una liebre de lujo, el etíope Haile Gebrselassie, en la que se estrenó como maratonista el británico Mo Farah, campeón olímpico y mundial de 5.000 y 10.000 metros, que llegó octavo a la meta con 2h08:21.

La temperatura -entre 9 y 12 grados-, un cielo despejado y una ligera brisa del noroeste contribuyeron al espectáculo en el maratón con la mejor participación de la historia -cuatro de los diez más rápidos-, aderezado con una liebre de lujo, Gebrselassie, y dos debutantes de relumbrón, Mo Farah y la etíope Tirunesh Dibaba.

Nunca un maratón había levantado tanta expectación entre los aficionados, de ahí que el desenlace fuera un tanto decepcionante.