Publicado: 15.01.2014 13:10 |Actualizado: 15.01.2014 13:10

Ferrer, Robredo y Djokovic, a tercera ronda en Australia

Los españoles se medirán a los franceses Chardy y Gasquet. Récord de abandonos y críticas de los jugadores por el asfixiante calor en Melbourne

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alicantino David Ferrer y el gerundense Tommy Robredo se convirtieron este miércoles en los primeros españoles clasificados para la tercera ronda del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, tras superar con trabajo sus respectivos duelos con rivales franceses. Ronda a la que se unió también el defensor del título, el serbio Novak Djokovic.

Así, el de Jávea, tercer cabeza de serie de la cita, derrotó en más de tres horas a Adrian Mannarino por 7-6(2), 5-7, 6-0 y 6-3, mientras que el de Hostalric, decimoséptimo, pudo con Julien Benneteau por 6-3, 6-7(4), 6-1 y 7-6(6). Ambos volverán a tener tenistas galos para buscar el pase a los octavos de final: Jeremy Chardy, cuartofinalista el año pasado en Melbourne, y Richard Gasquet, noveno favorito.

En la Hisense Arena, 'Ferru' tuvo que batallar con el calor y con la resistencia de un Mannarino que le creó muchos problemas, pero que acabó víctima de sus propios errores no forzados, que se llegaron a ser más de 70 (73) y que se vino abajo después de los dos primeros parciales. En condiciones duras, el número tres del mundo demostró que sabe sobrevivir mejor, pese a que continuó con sus problemas en el servicio, que cedió en cinco ocasiones, pero que acertó a blindar en los dos últimos sets.

Tampoco le fue sencillo a Tommy Robredo deshacerse de Julien Benneteau, siempre peligroso en este tipo de pistas, aunque el catalán logró evitar jugar por segundo partido consecutivo los cinco sets como le sucediera en la remontada ante Lukas Rosol. En cambio, no tuvieron tanta suerte Guillermo García-López y Pablo Andújar, que resultaron eliminados en la segunda ronda. El albaceteño cayó en el tercer duelo hispano-francés ante Edouard Roger-Vasselin (7-6, 6-4, 4-6 y 6-1) y el conquense no pudo con el polaco Jerzy Janowicz, vigésimo favorito (4-6, 7-6, 7-6 y 6-3).

Pasó también a la siguiente ronda el serbio Novak Djokovic tras deshacerse sin problemas del argentino Leonardo Mayer en tres sets (6-0, 6-4, 6-4). 'Nole', campeón en 2011, 2012 y 2013, continuó de este modo con su racha en Melbourne Park, donde ha ganado sus últimos 23 partidos y alargó el buen momento tenístico que arrastra desde septiembre de 2013, cuando perdió la final del US Open con Rafa Nadal, con ya 26 triunfos seguidos.

Además, el de Belgrado mejoró bastante su tenis respecto a su estreno del lunes, mostrándose implacable con su 'drive' y cerrando el partido con una treintena de golpes ganadores, con sólo 11 errores no forzados, por los 30 que firmó ante Lukas Lacko. El número dos del mundo tampoco concedió ni una sola bola de rotura al argentino, que en apenas 22 minutos había perdido el primer parcial con un duro 6-0 y que tuvo que esperar nueve juegos para recibir los aplausos de los espectadores.

Pero sin duda la noticia que está envolviendo al primer Grand Slam de la temporada es el calor insoportable que se está viviendo estos días en Melbourne, con temperaturas de más de 40 grados, y que ha provocado un récord de abandonos. El croata Ivan Dodgic ha sido el último en retirarse por un calambre mientras se enfrentaba al bosnio Damir Dzumhur con el termómetro marcando 41 grados Celsius.

 

Su salida se suma a la del australiano Bernard Tomic, los alemanes Tommy Haas y Julian Reister, el kazako Andrey Golubev, los estadounidenses Alex Bogomolov y John Isner, el checo Radek Stepanek, el holandés Robin Haase y la eslovena Polona Hercog. Con nueve retiradas, el abierto de Australia iguala el récord de abandonos en una ronda en la historia del tenis, con la que ocurrió en la primera ronda del abierto de Estados Unidos en 2011 y en la segunda de Wimbeldon de 2012.

Varios tenistas han criticado las condiciones en las que tienen que jugar y el riesgo que corren debido al intenso calor que afecta a los estados de Australia del Sur y Victoria, cuya capital es Melbourne. El escocés Andy Murray dijo tras ganar el martes al japonés Go Soeda a más de 43 grados que se mostró una "imagen terrible" del deporte con los árbitros, los niños recogepelotas y los espectadores sucumbiendo ante el calor.

El canadiense Frank Dancevic, que sufrió un desmayo durante su partido, calificó de "inhumana" la decisión de jugar estos partidos en esas condiciones, y advirtió de que "hasta que alguien muera seguirán con esto y poniendo partidos con este calor". "No creo que sea justo y sé que muchos jugadores tampoco creen que sea justo", dijo Dancevic, que cayó al suelo momentáneamente inconsciente durante el partido que acabó perdiendo ante el francés Benoit Paire.

También sufrieron el calor el español Daniel Gimeno-Traver, que tuvo que ayudar a uno de los niños recogepelotas durante su partido contra el canadiense Milos Raonic, y la china Peng Shuai, que vomitó en el encuentro contra la japonesa Kurumi Nara.